lunes, 23 de junio de 2008

AHIGE - MANIFIESTO POR EL DESARROLLO DE POLÍTICAS DE IGUALDAD DIRIGIDAS A HOMBRES


El modelo tradicional de masculinidad y sus consecuencias


Históricamente, la sociedad ha dividido a las personas según su sexo, asignándoles roles e identidades culturales (de género) distintas y no equiparables en derechos y oportunidades. En esta sociedad patriarcal, la mujer ha sufrido una grave discriminación estructural que aún perdura, utilizando en muchos casos nuevas formas. A los hombres, el papel e identidad de género asignados les ha otorgado una posición de dominio y privilegio sobre la mujer.
Esta situación ha generado un modelo de masculinidad predominante, llamada tradicional, patriarcal o hegemónica, que está basada en los valores de separación de lo femenino, superioridad respecto de las mujeres, violencia y rivalidad. Se trata de un modelo de persona en el que lo afectivo-emocional está devaluado y el mundo exterior, lo político-social, sobredimensionado. Generación tras generación, y mediante lo que conocemos como proceso de socialización de género, esta situación se ha reproducido y consolidado.
El modelo tradicional machista sigue siendo el elemento dominante –en sus contenidos y mandatos- en el proceso de socialización de la gran mayoría de los hombres, incluidos niños y jóvenes. Implica una grave discriminación hacia las mujeres y nos priva a los hombres de una parte importante de nuestra humanidad.
Publicar un comentario en la entrada