martes, 31 de marzo de 2009

Aprobado cambios a procedimientos al llamado "Derechos de alimentos" del código de niñez y adolescencia.

El Sistema judicial de niñez y adolescencia ecuatoriano, se encuentra saturado -en especial de alimentos- por lo que se busca mediante esta reforma al Código de niñez y adolescencia, el cobro eficaz y eficiente de las pensiones por alimentos que cubran las necesidades básicas de niñas, niños y adolescentes, con procedimientos administrativos y otro judicial en los casos contensiosos. Todo esto para respoder a la exigencia principalmente de las madres que tienen que enfrentar largos, tediosos y hasta degradantes procedimientos en el sistema judicial para conseguir que muchos padres respondan principalmente a la manutención de sus hijos/as, ya que sería mucho que cumplan con su responsabilidad afectiva y de atención.

Licencia por paternidad en Ecuador.

Introduce en los dos cuerpos legales disposiciones referentes a la licencia por paternidad, en aplicación del principio constitucional vigente, sobre la base de la corresponsabilidad de padre y madre en la atención de sus hijos. Se extiende este derecho también a los trabajadores regidos por el Código del Trabajo.

lunes, 30 de marzo de 2009

DECLARACIÓN DE RIO DE JANEIRO Simposio Global Involucrando a Hombres y Niños en la Equidad de Género

DECLARACIÓN DE RIO DE JANEIRO
Simposio Global Involucrando a Hombres y Niños en la Equidad de Género
Rio de Janeiro, 29 de Marzo – 3 de Abril, 2009
Nota: Declaración al término el Simposio. Se reciben comentarios y sugerencias hasta mayo 2009 en: menengage@menengage.org

PREAMBULO
Venimos de ochenta países. Somos hombres y mujeres, jóvenes y adultos, trabajando codo a codo con respeto y metas compartidas. Pertenecemos a organizaciones comunitarias, religiosas e instituciones educacionales; somos representantes de gobiernos, ONGs y de Naciones Unidas. Hablamos muchos idiomas, nos vemos como las personas diversas de todo el mundo y tenemos variadas creencias y religiones, culturas, habilidades físicas, e identidades de género y sexuales. Somos personas indígenas, inmigrantes, y los ancestros de algunos cruzaron el planeta. Somos padres y madres, hijas e hijos, hermanos y hermanas, parejas y amantes, maridos y esposas.
Nos une nuestra fuerte indignación ante las desigualdades que todavía afectan las vidas de mujeres y niñas, y las demandas autodestructivas que imponemos en hombres y niños. Más todavía, nos reúne aquí nuestra poderosa sensación de esperanza, expectativas y posibilidades ya que hemos visto la capacidad de hombres y niños para cambiar, cuidar, querer, amar apasionadamente, y trabajar por la justicia para todas y todos.

sábado, 14 de marzo de 2009

Alegria - El Circo del sol

Masculinidad y políticas públicas: el trabajo con hombres y su trascendencia política

Enrique Gomáriz, Fundación Género y Sociedad

El trabajo con grupos de hombres encara nuevas circunstancias que lo colocan ante una situación paradójica. Por un lado, crece la cantidad de hombres incómodos con sus mandatos masculinos tradicionales, algo que supone el crecimiento de una demanda potencial, al mismo tiempo que entidades de distinto tipo y agencias de cooperación ponen más atención en el trabajo con hombres desde un punto de vista instrumental (trabajar con hombres para mejorar la salud reproductiva, para reducir índices de violencia, etc.). Todo ello aumenta la cantidad de trabajo que puede realizarse con hombres y grupos de hombres.

Masculinidades en América Latina, más allá de los estereotipos

Comparto con ustedes un interesante diálogo con diálogo con Mathew C. Guttman, Ph.D. en Antropología. Especialista en temas de género. Profesor de Ciencias Sociales, Departamento de Antropología, Brown University, con Gioconda Herrera, Ma. del Pilar Troya, Jacques Ramírez, compañeras feministas ecuatorianas.

lunes, 9 de marzo de 2009

Masculinidades y sus aplicaciones.

Sobre las masculinidades y sus aplicaciones.

Saludos

Jorge León León

La identidad masculina ante el reto de la igualdad

José Ángel Lozoya Gómez

La mía es una mirada periférica al menos por dos motivos, el país y el idioma, a pesar de ello quiero hablar de la necesidad de impulsar un discurso y un movimiento de hombres por la igualdad, que permita conciliar la solidaridad con las reivindicaciones del movimiento de mujeres y el derecho de los hombres a la felicidad en el nuevo orden social.

La identidad masculina solo es eso que en leguaje coloquial llamamos masculinidad. Una construcción social que nos remite a la existencia simbólica de un Modelo Masculino Hegemónico, que reclama obediencia a unas reglas definidas desde la noche de los tiempos, en relación a cuyos mandatos: valor, honor, tesón, firmeza, poder,.. medimos los hombres nuestra virilidad. La masculinidad hace referencia a eso que últimamente llamamos género masculino, a los atributos y roles en que se socializa a los hombres y al resultado que se persigue, un patrón cultural que presenta importantes diferencias históricas y geográficas, de raza, etnia, grupo o clase social.

Diferencias que constituyen la mejor prueba de que ninguno de los modelos conocidos son la consecuencia natural de los cromosomas XY o de la presencia

del pene, aunque se nos presenten como si lo fuesen para poner a la naturaleza como coartada y ocultar las estrategias de poder que persiguen las asignaciones de género. Pero la gente desconfía de la naturaleza el interviene para asegurar la virilidad de sus hijos desde que nacen. La sociedad transmite que un hombre ha de ser fuerte, seguro, independiente, competitivo, autosuficiente, importante, heterosexual, etc.

En ese hacer a los hombres, se nos induce una identidad complementaria a la fe

Los nuevos modelos de ser hombres.

Carmen Díez Mintegui

Antropóloga Feminista, Profersora de la Universidad del País Vasco

A finales de los años cuarenta Simone de Beauvoir planteó la cuestión de que la “mujer no nace, sino que se hace”; pasaron dos décadas antes de que se comenzara a profundizar en el significado de esa sentencia, mostrando las distintas formas de ser mujer y la importancia de los contextos sociales y culturales en dicha configuración. Demostrar que la biología no es destino, visibilizar la práctica social de las mujeres en cualquier tiempo y lugar, introducir cambios en la epistemología de las ciencias, son algunos de los objetivos que la visión crítica feminista de la ciencia se ha marcado durante las últimas tres décadas, en un proceso que sigue abierto.

A pesar de que desde el comienzo de ese proceso se puso en evidencia la necesidad de tener en cuenta el elemento relacional, es decir, que solamente entenderíamos la realidad de las mujeres en su relación con la de los hombres, no es hasta hace aproximadamente una década que se comienza a plantear de forma sistemática, el análisis de que también “ser hombre” es el resultado de distintos procesos sociales, y la necesidad de analizar esas construcciones en el contexto de las realidades complejas en las que surgen.