viernes, 19 de febrero de 2010

ACUERDOS DEL PRIMER ENCUENTRO DE INTERCAMBIO DE EXPERIENCIAS DE TRABAJO CON HOMBRES EN ZONAS RURALES E INDIGENAS


Mesoamérica es un territorio geográfico que comparte raíces socioculturales e históricas ancestrales. En este encuentro los hombres participantes consideramos lo siguiente:

1. Para construir la justicia social y la armonía con la naturaleza en nuestros pueblos, es necesario la equidad de género, la promoción y respeto de los derechos humanos, la prevención y erradicación de todas las formas de violencia. Para esta tarea la participación e incorporación de los hombres es fundamental.
2. Es necesario hacer un llamado urgente a la sociedad en general para fortalecer el trabajo de las masculinidades con poblaciones indígenas y campesinas y también con otros hombres que compartan la condición de vulnerabilidad y exclusión social.
3. Las organizaciones y personas que conforma esta red promoverán el trabajo de base en las comunidades con hombres de diferentes grupos de edad (niños, adolescentes, jóvenes, adultos), de tal manera que constituya un eje transversal en su trabajo cotidiano.
4. Es necesario incidir en políticas públicas en diferentes niveles que apoyen y promuevan el trabajo de género con hombres.
5. El trabajo de masculinidades con hombres campesinos e indígenas debe incorporarse a sus organizaciones de base y a la defensa de sus derechos fundamentales en los planos económicos, culturales, ambientales, políticos y sociales.
6. El trabajo en masculinidades debe respetar, apoyar y defender los derechos y reivindicaciones de las mujeres.
7. Este trabajo debe prevenir todas las formas de violencia masculina: hacia sí mismos, las mujeres, la población infantil, las juventudes, otros hombres y la que se ejerce hacia la naturaleza.
8. El trabajo con hombres debe estar ligado a sus necesidades cotidianas: sus relaciones cercanas, las familias, las paternidades, la pareja, las sexualidades, y el manejo de sus emociones, sin descuidar sus intereses estratégicos como grupos del campo y la ciudad históricamente excluidos. En este contexto los temas de trabajo deben surgir de las necesidades e intereses de las comunidades.
9. El trabajo de las masculinidades implica un cambio profundo y personal, que nos permita a los hombres revisar, cuestionar y desmontar nuestras propias creencias y conductas machistas. Este proceso personal posibilitará la transformación social de un sistema patriarcal que oprime a hombres y mujeres.


10. Rescatar los usos y costumbres de las culturas ancestrales y las cosmovisiones indígenas que promuevan el respeto, la equidad de género y la justicia.
11. Las metodologías de trabajo deben estar acordes a las cosmovisiones de los pueblos indígenas y campesinos

12. Es necesaria la congruencia entre el discurso y la práctica cotidiana personal, comunitaria e institucional.
En base a lo anterior, decidimos construir la RED MESOAMERICANA DE TRABAJO EN MASCULINIDADES INDIGENAS Y CAMPESINAS, cuyas tareas en el corto y mediano plazo son:

• Intercambio metodológico.
• Lograr una incidencia política.
• Pronunciamientos públicos.
• A la red pueden pertenecer hombres y organizaciones que hagan trabajo de base en masculinidades con población campesina, indígena, afrodescendientes, no indígena y mestiza.
• Habrá una instancia de coordinación colectiva de un año, conformada por cuatro personas:
o Ramiro Lainez Domingo, AFOPADI (Asociación de Formación para el Desarrollo Integral)-Guatemala
o Jaime Chaves León (Instituto Costarricense de Masculinidad, Pareja y Sexualidad, WEM)-Costa Rica
o Ori Andrés Piedrasanta (Diversidades) - México
o Wilberth Gutiérrez (RESMAS Red de Masculinidades) - Nicaragua"
Publicar un comentario en la entrada