miércoles, 22 de diciembre de 2010

El “kit de masculinidad”(video)

En TEDWomen, Tony Porter hace un llamado a los hombres de todas partes a no “actuar como hombres”. Mediante historias conmovedoras de su propia vida, muestra cómo esta mentalidad, inculcada a tantos hombres y niños, puede llevar a los hombres a faltar el respeto, maltratar y abusar de las mujeres y entre sí. Su solución: liberarse del “kit de masculinidad”.


Taller Masculinidad-es con organizaciones de la cooperación española en Ecuador

Taller Masculinidad-es con organ. coop. española


Quito, noviembre 2010

lunes, 20 de diciembre de 2010

El amor romántico también es víctima del patriarcado


Mitos y estereotipos sobre la pareja se imponen a través del sistema cultural

Cultura, Voces de mujeres, Libros, Feminismo, Madrid, Jueves 2 de septiembre de 2010, por Elena Duque

Madrid, 02 sep (10). AmecoPress. Del príncipe azul de los cuentos infantiles al héroe masculino de las grandes producciones cinematográficas, los afectos, los sentimientos y las emociones propios de mujeres y hombres se construyen por repetición de mitos en una esfera cultural incapaz de librarse del patriarcado y que realimenta con su discurso su permanencia.

Coral Herrera Gómez, doctora en Humanidades por la Universidad Carlos III de Madrid, analiza la influencia de los roles y los estereotipos de género insertos en las narraciones en “La Construcción Sociocultural del Amor Romántico, que saldrá al mercado antes de finales de año.

Según esta autora, “la lucha feminista ha logrado grandes avances sociales, pero el sistema cultural sigue arrastrando el patriarcado”, que “fomenta la sumisión de la mujer al hombre”.

La idea de la pareja sigue asimilándose a la protección, la seguridad y la dependencia de la “cenicienta”, a quien un príncipe azul saca de la pobreza y de la dominación de su madrastra. Las estadísticas demuestran que el maltrato no se produce en un segmento de mujeres determinado. Mayores niveles económicos o de educación no se corresponden con relaciones igualitarias, lo que Herrera entiende como “la dependencia emocional de quien se ha librado de la económica”.

Entre las generaciones más jóvenes se superan ciertos mitos, pero calan otros más allá de lo que se percibe. “Buscamos en la pareja la autorrealización, la felicidad y el fin de la soledad”, y aunque “ya no creemos en el amor eterno”, muchas personas a pesar de fracasar en una relación y en otra lo persiguen irremediablemente.

En su libro analiza el papel de las narraciones en esta actitud hacia el amor romántico, y concluye que las representaciones que aparecen en libros, películas, series y en todas las producciones culturales en general influyen seriamente en nuestras expectativas sobre el amor e incluso en nuestras expectativas sobre la propia orientación sexual, al negar constantemente todo aquello que no cumpla con la familia tradicional. Frente a lo imperativo de algunos regímenes políticos, este proceso se basa en “un sistema de seducción, muy ligado al consumo”.

La autora destaca que hoy en día proliferan movimientos de masculinidad que reclaman su papel como padres, como cuidadores o como compañeros. Los hombres, explica, no se libran de los estereotipos, también responden a unas expectativas culturalmente creadas dentro de unos “modelos idealizados que generan frustración”.

Herrera advierte sobre el peligro de pensar que la igualdad es real, e insiste en que “la lucha feminista es esencial en todo el mundo”, y hay pendiente “un proceso de empoderamiento necesario”.

Hacia febrero de 2011 se publicará otra de sus obras, “Hombres, Mujeres y Trans: más allá de las etiquetas”, un compendio se la lucha feminista, los movimientos de masculinidad y de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales.

Fotos: archivo AmecoPress

jueves, 16 de diciembre de 2010

Exija que los gobiernos del mundo condenen las ejecuciones de las personas de LGBT


Actúe Ya!

Solicite a los Estados condenar los asesinatos de personas, lesbianas, gays, bisexuales y transgénero en la resolución sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias y arbitrarias de la Asamblea General de las Naciones Unidas »
La ONU vota sobe las vidas de LGBT:

El próximo lunes, 20 de diciembre, la Asamblea General de las Naciones Unidas votará sobre si debe incluir o no una protección para las personas LGBT en una resolución fundamental sobre ejecuciones extrajudiciales y otros crimenes ilegales.

A lo largo de los últimos 10 años, dicha resolución ha instado a los Estados a "investigar en forma oportuna y en profundidad todos los asesinatos, también los cometidos por razones discriminatoria, entre ellas, la orientación sexual de una persona". Es la única resolución de la ONU que ha incluido alguna vez una referencia explícita a la orientación sexual.

El mes pasado, varios Estados propusieron una enmienda a esta importante resolución para eliminar la referencia a la orientación sexual. Lo perturbador es que dicha enmienda fue aprobada. Setenta y nueve Estados votaron a favor de eliminar la referencia a la orientación sexual; 70 votaron por que se conservara; 43 Estados se abstuvieron o no votaron.

No obstante lo anterior, este lunes 20 de diciembre los Estados tendrán la oportunidad de volver a incluir la referencia a la orientación sexual – y con suerte ampliarla para incluir también a la identidad de género – cuando la resolución se presente ante la Asamblea General de la ONU.

Aqui puede encontrar mas información sobre ejecuciones extrajudiciales, arbitrarias o sumarísimas de personas lesbianas, gay, bisexuales y transgénero

lunes, 13 de diciembre de 2010

Derechos Humanos en tiempos de desilusión colectiva

Gabriela Bernal Carrera

Cuando cotidianamente la realidad y los medios nos golpean con noticias sobre inseguridad y violencia delincuencial, para una gran parte de la población, escuchar sobre Derechos Humanos resulta difícil. Periódicos y noticieros de televisión muestran en cada una de sus ediciones, unos con más tinta roja que otros, los dramáticos casos que ocurren en calles, plazas, casas y automóviles. Secuestros, violaciones, asesinatos con variaciones más, variaciones menos, se presentan como si fueran hechos consustanciales de los nuevos tiempos. Pero si bien este tipo de hechos existen y ocurren en todos los lugares, poco o nada se dice de otro tipo de violencias más soterradas y sórdidas que las publicitadas en imágenes sangrientas y grandes titulares.

Cuando pese a la deconstrucción y el fin de muchas teorías, el capitalismo se mantiene vigoroso y saludable gracias a su afincamiento en las subjetividades, todo es una mercancía, incluso la violencia. Por cierto, su publicidad contribuye a crear la necesidad de buscar soluciones alternativas para sobrevivir en las nuevas selvas de cemento que son en apariencia nuestras ciudades.

Pero probablemente lo más perverso del negocio de la violencia, es que al magnificarse ciertos tipos de violencia, la ineludible realidad de las imágenes convierte la crueldad de los hechos en el factor determinante para la deshumanización tanto de las víctimas como de los victimarios.

Es la forma de presentar cualquier tipo de violencia, la que suele despojar de la categoría de humanos tanto a quien ejerce, como a quien recibe los actos violentos; por eso, resulta difícil aceptar que deban existir Derechos Humanos para todos y todas. Este proceso lamentablemente empieza en las escuelas. Porque ni autoridades educativas, docentes o padres o madres de familia, mucho menos las personas que están fuera de las escuelas, reconocen como totalmente humanos a todos: ni los niños y mucho menos las niñas, son totalmente humanos. Personas en formación, el futuro de la patria, cualquier denominación que muestre que, hoy por hoy, no han acabado de ser. Y por tanto, con quienes todavía no son totalmente humanos se puede ejercer cualquier tipo de violencia. Violencia que nos enseñará a aguantar solas, que nos despojará poco a poco de la posibilidad de vernos como sujetas y sujetos de derecho.

Pero la escuela es solo uno más de todos los lugares donde se vive y aprende la violencia. Este aprendizaje puede ir desde el golpe directo y otras desde el sutil y no menos agresivo ejercicio de la exclusión, el sexismo y la discriminación. Libros, juegos, explicaciones de clase, ejemplos, reproducen e inscriben en la memoria de niños, niñas y jóvenes una visión de como se debe ser hombre y como se debe ser mujer, con una mensaje de subvaloración de lo femenino por sobre lo masculino de invisiblización de los unas frente a los otros.

La violencia además esta en las calles cuando los transportistas no paran para que niños y mucho menos niñas puedan subir al salir de la escuela, porque pagan menos. En la casa, cuando el grito o el golpe obligan a regresar de la felicidad de jugar para soñar, porque para llegar a ser adultos sumisos/exitosos, hay que hacer deberes largos y tediosos, que están muy lejos de la necesaria disciplina del aprendizaje.

¿Cómo hablar de Derechos Humanos a los adultos/as cuando no podemos reconocer que niñas y niños existen? No como futuro potencial, sino como seres concretos, personas a carta cabal. La Antropología ha documentado que una de las más universales de las sensaciones/violaciones es la deshumanización de quien no es como nosotros. Será imposible hablar de Derechos Humanos, cuando todavía no podemos reconocer a los diferentes (por edad, por género, por color de la piel, por pensar distinto, por tener opciones sexuales distintas), como parte de los nuestros.

Para empezar, hay que ampliar el “nosotros”, porque más allá y más acá de todas las otras diferencias, existimos nosotras. Hasta hoy, el nosotros, los sujetos de los Derechos Humanos, está reducido básicamente a hombres, blancos, sanos, jóvenes, instruidos, con dinero. Para ellos y entre ellos se reconocen los Derechos Humanos. El problema no está en la existencia o no de los Derechos Humanos; el problema radica en que aun en el siglo XXI, sigue siendo difícil llegar a ser reconocido como Humano. Ser reconocida como Humana, en tiempos de retrocesos, es todavía más difícil.

La educación es un derecho humano

El sexismo y la discriminación violan este derecho

Campaña por una educación no sexista y no discriminatoria

CLADEM – Ecuador

jueves, 9 de diciembre de 2010

Red de Masculinidad advierte: Machismo, otra vía de transmisión Sida... miércoles, diciembre 01, 2010


miércoles, diciembre 01, 2010

Rafael Lara

El machismo es uno de los elementos claves de la transmisión del virus del VIH-Sida, lo cual es combatido por la Red de Masculinidad por la Igualdad de Género, Redmas, que busca un cambio de mentalidad en la cultura nicaragüense.

Durante el Foro Nacional “Ser Machista es Balurde: Ni víctimas, Ni victimarios de la violencia”, realizado ayer, antes del Día Mundial de la Lucha Contra el Sida, que se conmemora hoy, Douglas Mendoza, en representación de la comisión coordinadora de la Red de Masculinidad, señaló que el machismo se expresa en violencia contra la mujer y es considerado como parte de la vida de ser hombre, lo cual es un concepto erróneo.

Indicó que en la construcción de ese pensamiento, se crea la idea equivocada de superioridad del hombre sobre la mujer, e incluso sobre otros hombres, como una manera de imposición. Esto incluye que al varón se le enseña que se deben tener muchas parejas, que no hay por qué cuidarse, y que el sexo con una mujer es lo que hace al hombre.

“Está el concepto en algunos padres de llevar a sus hijos a los burdeles para que ellos tengan su primera experiencia y se hagan más hombres. Esta forma de una sexualidad sin límites y sin ética, hace que nos arriesguemos más sin la utilización del condón, formando una conducta de riesgo y de transmisión del VIH”, dijo Mendoza.


Mencionó que, igualmente, el macho no usa condón porque no siente el mismo placer. De esa manera muchos han llevado el Sida a sus casas y a sus esposas o parejas.

“Por eso en lo que estamos trabajando es en la sexualidad y la afectividad. La sexualidad no es sólo el carácter erótico y tener penetración. El sexo también es cariño, estima y emociones compartidas. Si uno se quiere y si en verdad quiere a su pareja, tiene que protegerse”, expresó Mendoza, enfatizando que algo muy importante es ‘desconstruir’ la cultura machista.

Por su parte, la joven Claudia López Jiménez, de 15 años, que pertenece al proyecto Samaritanas, dijo que ella fue víctima del machismo, principalmente a través de su papá y de la aplicación de la violencia intrafamiliar, sin embargo, es algo que ha logrado reducir a una pesadilla que vivió en su pasado.

“El machismo no sólo está en los hombres, también lo padecen las mujeres con sus conductas de aceptación y de justificación del maltrato. Algo que no tiene que ser así porque tenemos que tratarnos por igual”, indicó López.

El objetivo del foro nacional fue de intercambio de experiencias, concienciar sobre el problema y a través de esto cambiar actitudes. La actividad se realizó en el Auditorio “Xabier Gorostiaga”, de la Universidad Centroamericana, UCA.

Publicado por Género con Clase

viernes, 3 de diciembre de 2010

Nuevas Expresiones de Masculiniad

Desde Cuenca nos envían la información de sus jornadas de reflexión que realizarán desde el 6 al 11 de Diciembre. Felicitaciones!!!!!!!