jueves, 7 de marzo de 2013

Perspectiva de hombres adultos de la población general sobre la forma como entienden, explican y experimentan el acoso sexual hacia las mujeres en el ámbito laboral.

Un estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) busca contribuir a precisar los factores que pueden propiciar el acoso sexual hacia las mujeres en los lugares de trabajo, en los países de Centroamérica y República Dominicana. La investigación fue presentada este día por dicho organismo en San José, Costa Rica, en el marco de las celebraciones del Día Internacional de la Mujer.

La investigación, Acoso sexual en el trabajo y masculinidad en Centroamérica y República Dominicana, fue realizada por investigadores nacionales en cada uno de los países de la región y se propuso analizar la perspectiva de hombres adultos de la población general sobre la forma como entienden, explican y experimentan el acoso sexual hacia las mujeres en el ámbito laboral. 

 La OIT define el acoso sexual en el ámbito laboral como insistentes proposiciones, tocamientos, acercamientos o invitaciones no deseadas, de naturaleza sexual, que pueden provenir de un superior/a o de un compañero/a de trabajo, que influyen de manera directa en las posibilidades de empleo y en las condiciones o el ambiente laboral y que producen también efectos en las víctimas, tanto de orden psicológico como emocional. Es la forma más común de discriminación por género en el trabajo.

Durante el trabajo de campo de la investigación, se indagó a 428 hombres de la población general, con características sociodemográficas heterogéneas (entre otras: edad, procedencia, nivel educativo, ocupación, orientación sexual, estado civil) a fin de determinar los elementos de la masculinidad que pudieran contribuir al acoso sexual en el trabajo.

"Esta investigación, pionera en la materia, arroja nuevo conocimiento en torno al tema del acoso sexual en el ámbito laboral. Se convierte así en una herramienta muy valiosa para promover estrategias de prevención del acoso sexual en los centros de trabajo. El estudio de la OIT aporta conocimiento sobre la manera en que los hombres viven su masculinidad y como estas vivencias se expresan en los lugares de trabajo llevando, en ocasiones extremas, a situaciones de abuso como el acoso sexual. A través de este estudio, y de las herramientas de trabajo que se están desarrollando con base en sus resultados, la OIT apuesta por la acción decidida, propositiva y transformadora de los propios hombres, para lograr lugares de trabajo libres de acoso sexual. Con este estudio, la OIT quiere marcar la celebración del Día Internacional de la Mujer, cuyo objetivo este año es combatir la violencia de en los lugares de trabajo, haciendo un llamado a desarrollar políticas, programas, legislación y otras medidas encaminadas a combatir la violencia de género en los lugares de trabajo!, expresó Virgilio Levaggi, Director de la Oficina Subregional de la OIT.

El acoso sexual en el trabajo -puntualizó Levaggi- atenta contra las más elementales condiciones para que las personas desarrollen sus trabajos en forma armoniosa y productiva, dado el impacto que tiene en la persona que lo vive en forma directa, en sus compañeros y compañeras de trabajo en el ambiente de trabajo y en el rendimiento del personal en la organización para la que labora y la sociedad en general. 

Los resultados del estudio 

El estudio aborda el tema de la construcción social de la masculinidad y revela que hay una predominancia de la masculinidad tradicional que empieza a coexistir con formas de comprenderla más avanzadas e imbuidas de un sentido de equidad, lo cual parece mostrar una transición.

Los entrevistados durante la investigación admiten el hecho de que el acoso sexual en el trabajo se dirige predominantemente hacia las mujeres y refieren tener conocimiento de casos concretos de esta práctica. A lo largo de las indagaciones que sirvieron de base al estudio, los participantes evidenciaron los componentes de la masculinidad que pueden determinar la aparición de acoso sexual en el ámbito laboral, así como sus percepciones sobre la incorporación de las mujeres a los centros de trabajo, entre otros aspectos.

Por otra parte, durante la investigación también se recogió la visión de los hombres indagados, en relación con las acciones a tomar para combatir el acoso sexual en el trabajo. En ese sentido, refirieron la educación y el cambio de cultura para combatir las prácticas discriminatorias por razones de género. Esto, sin dejar de lado el fortalecimiento de las instituciones que abordan la problemática y, de manera pronunciada, se insistió en la necesidad de promover y facilitar la denuncia así como una mayor difusión de los verdaderos componentes del acoso sexual y su más fácil identificación.


Fuente: OIT 
Publicar un comentario en la entrada