miércoles, 29 de mayo de 2013

El elogio de la soledad: ¿cómo descifrar a los hombres solitarios?

Estar solos es sano, es un momento de paz y de encuentro con uno mismo. Pero, ¿qué pasa cuando la soledad se convierte en una elección y un estilo de vida? El Dr. Walter Ghedin explica, en esta nota, cuáles son las características de “los solos”, una tendencia que crece entre el sexo masculino.
Dr. Walter Ghedin

En estos tiempos que corren, con tantas urgencias, presiones y exigencias, la soledad llega a ser un momento deseado. Se convierte en el espacio para estar con uno mismo, con los pensamientos propios, las emociones, el disfrute o, simplemente, para tener la mente en blanco.

Sin embargo, hay personalidades que consideran “estar solos” como una virtud, un “don” que los preserva de los vaivenes de la sociabilidad y, fundamentalmente, de los problemas afectivo- amorosos. Las personalidades solitarias están rodeadas de un aura de misterio: despiertan miles de conjeturas, sobre todo en las mentes de las mujeres. ¿Serán gays? ¿Estarán encerrados en clósets herméticos? ¿Serán intelectuales, o simplemente, seres apocados y obedientes que se quedan solos o cuidando a sus padres?
 
La cuestión provoca las ganas de adentrarse y saber un poco más. Los hombres solitarios se repliegan, no por ánimo depresivo, sino por una necesidad inherente a su personalidad. Disfrutan estando solos y jamás sufren por estarlo.

Sin embargo, desean encontrar una mujer que los acompañe, los cuide y sea la madre de sus hijos. En esta búsqueda se juega su futuro: quisieran dar con la mujer que los acompañe por siempre: de ahí que las intenciones de vínculo amoroso deben contemplar el compromiso y no el mero encuentro.

La tendencia al aislamiento social los recluye a una vida anclada en el barrio. Dan una imagen de seres simples, solitarios, de pocas palabras, amables y con una significativa pobreza emocional. El escaso roce social los vuelve torpes para la seducción y la conquista, les falta romanticismo y reglas de cortesía. Sus elecciones se basan en el esquema básico: “mujeres para ser madres” o “mujeres perras”.

En las primeras citas ya se pone en evidencia la poca experiencia en el trato con las damas: no saben qué hacer, aparentan ser tacaños, dejando que la mujer pague o exigiendo la mitad de la cuenta, pero en realidad son torpes. Si la mujer le señala los errores, aceptan sin ofuscarse e intentan corregirse para otras oportunidades. No se oponen a mejorar sino que lo hacen con el fin de conseguir sus objetivos de pareja y no para enriquecerse como personas. Se conforman con lo que son, no desean ampliar sus conocimientos ni sus cortas ambiciones. Tampoco se los ve ansiosos, temerosos o entusiasmados: hay un dejo de indiferencia que tiñe todas sus acciones. Sólo son afectuosos con sus padres o con personas muy significativas.

El cortejo en los solitarios
    * Hombre adulto, misterioso, torpe.
    * El misterio atrae y desafía.
    * Uso del Chat y contactos telefónicos.
    * Imagen elemental, sin romanticismo, torpe de la conquista.
    * Son cortos de recursos, brutos.
    * No saben de lugares, de restaurantes, de boliches.
    * No saben de modas, ni de temas banales.
    * Tienen un discurso centrado en su vida familiar o en el trabajo.
    * Es común escuchar de sus bocas: “mi papá, o mi mamá dice…”.
    * Tienen pocas ambiciones.
    * Tienen necesidad de formar una familia.
    * No tienen una historia previa de pareja.
    * Dan una imagen diferente (son más osados) por Chat.
    * Su vida sexual genera miles de conjeturas en el partenaire.
    * Presentan ansiedad por tener contactos sexuales.
    * Practican un sexo “animal”, sin comportamiento erótico previo.
    * Aceptan ser guiados en el encuentro sexual.

Fuente: http://www.entremujeres.com/pareja-y-sexo/hombres/hombres-solitarios-ghedin-walter_0_310768921.html

martes, 14 de mayo de 2013

UN HOMBRE ESTRUCTURADO.... para el debate......


1. No se apega a una mujer.
2. No crea antagonismos y rivalidades enfermizas con las mujeres.
3. No le teme a la mujer y a su femenino interno.
4. Tiene un distanciamiento equilibrado con el sexo opuesto, sin odios (hombre agresivo) ni indiferencias (hombre esquizoide), y por un acercamiento sin miedos irracionales (hombre apegado), ni antiguas culpas (hombre sumiso).
5. No se somete por que se respeta a si mismo.
6. No genera violencia por que respeta a los demás.
7. Sabe que debe negociar y que no.
8. No es un dechado de virtudes pero es capaz de amar.
9. No esta fraccionado, no se mueve en el incesante vaivén del conflicto atracción-repulsión, ve el dilema, lo admite e intenta superarlo.
10. Sabe que aunque su masculinidad surja de lo femenino, tiene timón propio y un rumbo personal y específico. Entiende que la separación infantil de lo femenino es simplemente el inicio de un proceso para seguir creciendo como hombre.
11. Ama su femenino por que esta emocionalmente reconciliado.
12.Lo Cuida, Lo incluye en su vida cotidiana y deja que se manifieste su femenino cuando así se requiera.
13. De acuerdo a la demanda, puede ser tan maternal como la mujer más tierna o tan furioso como el más bravo de los guerreros, pero luego cuando la situación se restablece, regresa tranquilamente a su nivel basal y a la potencialidad mixta del ying y el yang que su masculinidad le permita.
14. Al sanarse internamente, no debe hacer demasiados esfuerzos para acomodarse al amor, sólo deja que esté ocurra y se manifieste.
 
Comentario: Vaya, siguiendo con la línea de las recetas los modelos, que no responden a realidades cotidianas de muchos hombres (noten que no digo "todos los hombres") al igual de las mujeres, los seres humanos no "somos" sino estamos en construcción permanente donde se convive entre lo que se considera de forma estereotipada "femenino" o "masculino", se ama a ese modelo estático e imaginado y además construido desde perspectivas occidentales?

lunes, 13 de mayo de 2013

Libro ‘Mujeres y hombres del Ecuador en cifras III’, una herramienta para el diseño de políticas públicas

Tomada de la edición impresa del Sábado, 11 Mayo 2013

1’093.235 jefas de hogar 

PATRICIO GONZÁLEZ ∙ REDACCIÓN QUITO

En base a los resultados del Censo de Población y Vivienda del 2010, la Comisión de Transición hacia el Consejo de Igualdad de Género, ONU Mujeres y el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) elaboraron el libro ‘Mujeres y hombres del Ecuador en cifras III’.

El documento de 180 páginas fue presentado a la opinión pública ayer como un aporte al desarrollo del sistema estadístico nacional, porque puede encontrarse datos comparativos entre hombres y mujeres relacionados a ámbitos sociales, económicos, políticos, demográficos, así como en educación, salud y violencia.
Según el director ejecutivo del INEC, José Rosero, el libro no es otra cosa que una radiografía de los ecuatorianos que “aporta para el diseño de políticas públicas”, puesto que al ser información confiable y de calidad se lo utiliza en la implementación de políticas con enfoque de género orientados a la construcción de un país, en el cual se haga efectiva la igualdad de oportunidades.

“Es a través de esta información que la Secretaría Nacional de Planificación o los ministerios puedan implementar acciones”, dijo, además mencionó que sirve para aspectos educativos.

Al respecto, la directora (e) de la Comisión de Transición hacia el Consejo de Igualdad de Género, Gina Quintana, expresó que a pesar que la Constitución determina la igualdad de género, la no discriminación, el goce de los mismos derechos, deberes y oportunidades, esto aún no se cumple porque hay desigualdad.

“Las estadísticas son importantes porque nos permiten orientar acciones para que las ciudadanas y los ciudadanos tengan opciones al derecho del buen vivir”, manifestó al calificar al texto como una herramienta de trabajo, estudio, análisis y reflexión.

La obra destaca el hecho que de los 14’483.499 ecuatorianos, 7’305.816 son mujeres (el 50,4%), de ellas, 2’227.253 son menores de 14 años; 4’583.512 están entre los 15 y 64 y el resto es mayor de los 65.

Asimismo, reveló que de los 3’810.548 hogares, en 1’093.235 las mujeres son jefas de hogar; hay 1’780.449 casadas; 129.578 divorciadas, 314.310 viudas; y 1’843.506 solteras.

A propósito del Día Internacional de la Madre que se celebra mañana, las cifras dan cuenta que de las 7’305.816 ecuatorianas, 3’645.167 tienen hijos.

La última Encuesta del Uso del Tiempo (EUT) del INEC indicó que las mujeres ecuatorianas trabajan, en promedio semanal, 18 horas más que los hombres. Se refieren básicamente a los quehaceres domésticos. Estas horas no son remuneradas y representan entre el 24 y el 50% del PIB en Ecuador.

Fuente: http://www.ppelverdadero.com.ec/actualidad/item/1-093235-jefas-de-hogar-tiene-el-pais.html

domingo, 5 de mayo de 2013

El feminismo comunitario visibiliza el patriarcado ancestral originario

Miércoles 01 de mayo de 2013 

Todo es diverso y múltiple, aunque la cultura dominante se empeñe en que creemos gavetas para encerrar categorías absolutas. Con Lorena Cabnal, de la Asociación de Mujeres de Santa María de Xalapán (Guatemala), hemos conocido estos días una de las miradas más vivas del feminismo. El feminismo comunitario está en plena construcción y aporta un dinamismo y una crítica constructiva inéditas en los pueblos originarios de Abya Yala.



Fuente, artículo y video completo: http://otramerica.com/personajes/lorena-cabnal-feminismo-comunitario-visibiliza-patriarcado-ancestral-originario/2902