jueves, 22 de diciembre de 2011

Nuevas masculinidades en la cooperación al desarrollo

Arkaitz López Gorritxo
Lunes 21 de marzo de 2011, por Revista Pueblos
Estamos asistiendo en los últimos años a un fenómeno paradójico: al mismo tiempo que se produce una eclosión de fondos en cooperación al desarrollo destinados a trabajar estrategias de género desde un enfoque de empoderamiento y organización de las mujeres en el Norte y el Sur, en los foros internacionales se produce un estancamiento en los objetivos de Género en Desarrollo, a la luz de Beijing+15 y los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

A lo largo de los últimos años, desde las organizaciones no gubernamentales de desarrollo (ONGD) y las instituciones públicas se ha llevado a cabo un proceso de asimilación de la realidad de discriminación que sufren las mujeres en todo el mundo, por razón de género, tanto en los países enriquecidos como en los empobrecidos. En un inicio las estrategias y los fondos iban destinados a poner en marcha proyectos y programas en países destinatarios de fondos para el desarrollo, buscando la inclusión de las mujeres desde una visión poco cuestionadora de las políticas de desarrollo más economicistas. Este planteamiento de fomento del rol productivo de las mujeres provocó exitosas experiencias en lo microeconómico, pero con fuertes impactos en la división de roles. Dio lugar, por tanto, a una sobreacumulación de trabajo en las mujeres, que sin dejar de asumir los roles asignados por la socialización de género duplicaban su tiempo vital para poder alcanzar a cumplir roles no asignados.
Lo que hay debajo
El aporte teórico (uno de ellos) que subyace de fondo en este enfoque es el reconocimiento de una visión del mundo, la del patriarcado, que impregna todos los estamentos de la sociedad y se encuentra legitimada, por tanto, como la “mirada natural” de las cosas. La adopción de este enfoque da a entender que todo lo que en las teorías del desarrollo se ha escrito, implementado y financiado, se ha hecho con la mirada puesta en el hombre como sujeto universal, el hombre y sus intereses, su forma de sentir, de pensar, sus necesidades y sus anhelos. De la mujer, nada. La mujer es considerada hombre desde que la primera declaración de derechos humanos de la historia, la de la Revolución Francesa de 1789, fuera la “Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano”.
Posteriormente creció entre agencias y organizaciones el enfoque llamado Género en Desarrollo que, más allá de la visibilización de la mujer, de su posición subordinada, lleva a cabo un análisis de la situación de desigualdad entre hombres y mujeres y de las relaciones de poder existentes entre ambos. Así, entra por vez primera en las relaciones de género el papel del hombre: ya no se trata de una invisibilización (denunciada por el anterior enfoque casi como descuido) sino de un pantallazo de realidad, pues ilumina la verdadera razón de la desigualdad enfocando el poder (capacidad para cambiar la realidad), el desigual acceso de hombres y de mujeres al mismo y la relación de subordinación que esto genera.
El siguiente paso a resaltar es el del cambio de dirección que comienzan a dar las agencias de cooperación y las propias organizaciones sociales cuando apuestan a lo largo de los últimos años por trabajar en el mismo Norte, en las propias estructuras y culturas organizacionales e institucionales, diagnósticos y políticas de cambio pro-equidad. La reflexión interna y el cuestionamiento propio abren la puerta a la legitimidad de la labor en el Sur. Este trabajo de diagnóstico revela verdades escondidas o acalladas bajo la mansa dictadura de la socialización sexista: el mundo de las ONGD esta plagado de desigualdades internas, organizacionales, culturales, estructurales y políticas.
Progresos e incógnitas
Se constatan grandes avances en cuanto al impacto en el empoderamiento colectivo y organizacional de movimientos de mujeres en todo el planeta. También se detectan avances en sensibilización de importantes capas de la sociedad en distintos países, así como en la implementación de políticas y recursos para combatir la violencia de género o en lo relacionado con los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres en algunos pocos países… Sin embargo, ¿cuál es el papel de los hombres en este escenario?
Si el diagnóstico refleja una desigualdad entre dos partes, es coherente pensar que esta no va a resolverse si no hay un planteamiento estratégico hacia quien ostenta la situación de privilegio. Esta estrategia tiene que ser tan coactiva frente al privilegio como iluminadora del falso paradigma de bienestar y desarrollo que ofrece la masculinidad hegemónica dominante. Siguiendo a Simone de Beauvoir, un hombre no nace, sino que también se hace. El dictado de la masculinidad socializada nos impone a los hombres unos parámetros de vida que poco se aproximan a lo que el índice de desarrollo humano y las categorías que lo componen puedan ofrecer.
Peajes para la socialización
La competitividad; la exclusividad hacia lo público (con la consiguiente negación de lo privado); la supresión e inhibición emocional; el dictado de la homofobia (sensibilidad heterosexual del cuerpo y distanciamiento físicoemocional entre hombres), la idolatría aprendida por la exposición al riesgo (que nos hace a los hombres en todo el mundo tener un menor índice de vida que las mujeres); el desprecio y la falta de cuidado personal o las carencias en la expresión de emociones y sentimientos son algunos de los obligados peajes de la socialización sexista en los hombres. Este reparto de roles perpetua una sociedad sexista que asienta el privilegio de los hombres y la subordinación de las mujeres, pero que a la vez se convierte en yugo de los hombres en un sistema de dominación que no les permite el acceso a un estilo de vida plenamente humano, de libertad y disfrute real.
Las políticas de desarrollo implementadas hasta ahora no se han planteado la necesidad de abordar todas estas cuestiones. Pero ahora está surgiendo la oportunidad histórica de emprender un complejo desafío: el de la deconstrucción de la masculinidad hegemónica. El objetivo es doble: por un lado, librar a la humanidad del paradigma de la masculinidad hegemónica como horizonte de hombres y mujeres; por otro, deconstruir un modelo de ser hombre que si persiste será una resistencia implacable a todo proceso de empoderamiento de las mujeres, tanto en el Norte como en el Sur.
No se trata de un alegato protagonista, ni de una nueva estrategia de absorción de fondos destinados a los procesos de empoderamiento de las mujeres, imprescindibles y prioritarios en toda escalada hacia la igualdad, sino de un sincero cuestionamiento personal y grupal el que nos hacemos algunos hombres desde una reflexión feminista. ¿Dónde están los hombres en el trabajo por la igualdad? ¿Cuál es nuestra apuesta? ¿Cuál es nuestra renuncia?
¿Resistentes o invisibles?
A los hombres se les ha categorizado en dos grandes grupos en el desarrollo de las estrategias de género: el de resistentes a los cambios (si bien la verdad es que todos los hombres somos resistentes de algún modo), o el de invisibles (neutrales, favorables a los cambios o inexistentes en los procesos de empoderamiento de las mujeres). Sin embargo, los hombres somos tan protagonistas en la situación de desigualdad como las propias mujeres, en la medida en que conformamos, cuando menos, la parte ganadora en la relación de poder. Pero no es esta la cuestión más llamativa, sino la constatación de que no hay hombres en las ONGD que a lo largo de todos estos años de ascenso imparable del tema de género se hayan planteado la necesidad de un cambio personal, de un cuestionamiento de la propia conducta, de las formas de hacer y pensar en las que por la condición de hombre todos nos hemos socializado.
Así es como nace la inquietud, y el germen de lo que hoy coloquialmente podemos llamar el primer Grupo de Hombres Igualitarios de la Cooperación vasca. Es una apuesta nacida en el seno del Grupo de Género de la Coordinadora de ONGD de Euskadi para trazar una nueva estrategia hacia la igualdad y la equidad de género en el Norte. Apoyados y animados por el creciente colectivo social de grupos de hombres igualitarios que están creciendo en Euskadi [1], este grupo en el que estamos presentes 18 compañeros de catorce ONGD vascas llevamos meses trabajando desde lo personal, lo vivencial y lo colectivo una nueva manera de ser hombres. El objetivo es apostarle a un cuestionamiento de lo que la masculinidad hegemónica (la imperante, la aprendida, la que genera desigualdad) ha impregnado en nosotros. Un cuestionamiento del corsé emocional, vivencial y comunicacional que nos han impuesto y, sobre todo, del modo en que el privilegio que nos otorga la socialización de género nos facilita que ejerzamos ese poder y creemos desigualdad sin saber identificar cómo lo hacemos y, lo que es mas importante, cómo dejar de hacerlo.
Este grupo constituye una apuesta estratégica para involucrar a los hombres en la lucha por la equidad desde un proceso diferenciado que aborde además los problemas específicos de género en los hombres y los efectos de la socialización sexista en la construcción del modelo hegemónico. El grupo de género nunca se ha planteado ser un grupo de mujeres, sino que aspira desde su nacimiento a integrar en sus luchas a hombres y mujeres de organizaciones de desarrollo. Sin embargo, en sus diez años de vida el porcentaje de hombres que se han integrado en él de forma activa y permanente ha sido ínfimo.
Desde el grupo de género de la Coordinadora se reconoce la necesidad de un acercamiento adaptado a los hombres, desde la comprensión de un necesario proceso propio para construir alianzas y complicidades que repercutan en el trabajo por la equidad y catapulten los avances y las luchas por la igualdad.
Desarrollo en el interior
John Stuart Mill fue hace dos siglos el primer hombre en alzar públicamente su voz y su voto en defensa de las legítimas aspiraciones de las sufragistas. Diputado en el Parlamento inglés, elevó cientos de peticiones reclamando una sociedad más igualitaria. Escribió en 1869 la obra El sometimiento de la mujer, que sería considerada por el feminismo un enorme paso adelante por parte del mundo de los hombres, una ruptura vital con el modelo de varón de la época. Pero lo más impactante del testimonio de Mill lo da su propia vida. No sólo consagró su papel público a la defensa de los derechos de las mujeres sino que fue profundamente coherente con su reflexión teórica en su vida, renunciando por escrito a todos los privilegios que la legislación le otorgaba al casarse con la lideresa feminista Harriet Taylor. Ese cambio en lo actitudinal, en lo profundamente personal y vital es lo que considero más revolucionario por parte de un hombre que quiso luchar con franqueza contra la desigualdad desde un cambio en su masculinidad.
Tenemos por delante mucho trabajo por hacer, pero creemos que este es el camino para empezar a cambiar la inequidad. Tenemos la convicción de que toda cooperación al desarrollo que se pretenda transformadora ha de llevarnos a un cambio personal, y que a través de este ilusionante nuevo grupo podremos alcanzar nuevas cotas de desarrollo tanto en los proyectos y programas de nuestras organizaciones como, sobre todo, en nuestras propias vidas.

Arkaitz López Gorritxo es miembro del Grupo de Género de la Coordinadora de ONGD de Euskadi y Coordinador del Grupo de Hombres Igualitarios de la Cooperación al Desarrollo de Euskadi.
Este artículo ha sido publicado en el nº 45 de la Revista Pueblos, enero de 2011. Ilustración: Paula Cabildo.

Notas

[1] Red de hombres del País Vasco por la igualdad/Berdintasunaren aldeko Euskal Herriko gizonen elkartea. Ver: Gizon Sarea, www.gizonsarea.org.

lunes, 10 de octubre de 2011

LA AGENDA DE LOS HOMBRES POR LA IGUALDAD BARCELONA CIME 2011

Algunos de los aspectos en que los hombres por la igualdad coincidimos y que pueden formar parte de nuestra agenda común hoy son –entre otros-:
  1. Rechazamos el ejercicio del poder patriarcal y renunciamos a los privilegios que de él se derivan.
  1. Denunciamos todas las formas de violencia machista hacia las mujeres, fomentando la revisión crítica del sexismo interiorizado y desarrollando un trabajo de sensibilización y prevención de esta violencia entre los hombres; apostando por la defensa de los Derechos Humanos y la resolución pacífica de los conflictos.

  1. Asimismo rechazamos otras violencias machistas (bullying, homofobia, transfobia).
  1. Promovemos la corresponsabilidad de los hombres y los cuidados compartidos, con especial referencia a la responsabilidad de los hombres en nuestro propio cuidado y el de las personas dependientes y mayores, apoyando medidas de conciliación de la vida laboral y personal.
  1. Impulsamos la paternidad activa y responsable, fomentando la implicación de los padres y la mejora de las habilidades para la crianza, siendo incluidos en los cursos de preparación al parto, primeros cuidados y cuidado de la madre. En este sentido, reivindicamos que los permisos de maternidad y de paternidad sean iguales, intransferibles y pagados a cargo de la Seguridad Social al 100% del salario.
  1. Apostamos por la coeducación en la comunidad educativa para transmitir valores que ayuden a crecer, también a los chicos, como agentes activos de igualdad. Esto ha de servir para prevenir el abandono escolar, las conductas disruptivas, el maltrato entre el alumnado y las actitudes machistas que acaban perjudicando la formación de la población adolescente.
  1. Apostamos por un lenguaje igualitario, que no represente ni sostenga el modelo de dominación sexista.
  2. Defendemos las cuotas paritarias y de presencia de mujeres y hombres, tanto en los cargos de responsabilidad pública y empresarial, como en las tareas de cuidado y enseñanza.
  1. Reconocemos las diferentes formas de ser hombre, así como los derechos cívicos y humanos de las distintas expresiones de la sexualidad, superando la patologización, la homofobia y la transfobia.
  1. Revisamos las expresiones de nuestra sexualidad basadas en el dominio, para disfrutar de una sexualidad libre, respetuosa y consentida. Nos manifestamos, por consiguiente, en contra de la trata de seres humanos vinculada a la prostitución y a la explotación sexual de menores.
  1. Propiciamos la mejora de la salud física y emocional de los hombres, visibilizando los costes de las formas dañinas de ser hombre, que reducen nuestra esperanza y calidad de vida, además de generar graves problemas de salud pública.

Como fase inicial de esta agenda común, proponemos concentrar y coordinar estrategias, campañas y acciones en torno a dos fechas:

  • 21 de Octubre, aniversario de la primera manifestación de hombres contra la violencia machista celebrada en Sevilla en 2006 y que, desde entonces, ha servido para agrupar a los hombres contra esta violencia en todo el estado español, y movilizarlos a la participación en los actos del 25 de Noviembre, Día Internacional de la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres.
  • 19 de Marzo, recogiendo la idea de los compañeros de Jerez de celebrar el “día del padre igualitario” y de promoción de la paternidad plena, cuidadora y responsable. Este fecha concentrará nuestras acciones a favor de los cuidados compartidos y la paternidad corresponsable, reivindicando los permisos de maternidad y paternidad iguales, intransferibles y pagados a cargo de la Seguridad Social al 100% de la base.

Estas fechas concretas son una referencia abierta a nuevas propuestas y acuerdos por parte de los hombres por la igualdad. De la misma manera podremos quizá en el futuro añadir otras.

Y proponemos avanzar hacia una coordinación que sume sinergias y fuerzas, ofreciendo un mensaje más nítido a la sociedad, los hombres y las administraciones públicas. De esta manera, podremos presentar nuestras propuestas, que esperamos se materialicen en forma de reformas, medidas y políticas con hombres, necesarias para erradicar la desigualdad de género de nuestras vidas y de la sociedad.

Queremos aprovechar la celebración del Congreso Iberoamericano de Masculinidades y Equidad para que el movimiento de hombres por la igualdad dé un paso adelante en cuanto a coordinación y proyección social. Queremos que más hombres conozcan y compartan nuestras propuestas, avanzando en cuanto a nuestra incidencia entre la población masculina, algo imprescindible de cara a la necesaria transformación social que tenemos pendiente en nuestro país.

Barcelona, 8 de Octubre de 2011

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Los niños varones también son "víctimas" de la desigualdad de género

SEGÚN PLAN INTERNACIONAL
MADRID, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -


La desigualdad de género no sólo convierte en víctimas a las niñas, ya que los menores varones se ven obligados a actuar de maneras que les hacen "sentirse incómodos" según revela el informe 'Por ser niñas 2011: ¿Y qué pasa con los chicos? Hombres y niños, claves en la equidad de género', de la ONG PLAN Internacional.

Así, la ONG apunta que a los niños educados en estas costumbres "les cuesta exteriorizar sus emociones y proyectan la violencia que reciben o ven en etapas tempranas de su vida" y que su incomodidad se debe a los conceptos tradicionales de masculinidad y superioridad sobre la mujer. PLAN Internacional ha presentado este informe en Madrid con motivo de la reunión de la Asamblea General de Naciones Unidas. Para realizar su estudio, ha entrevistado a 4.000 jóvenes de India, Ruanda, Benín, Brasil, Togo, Vietnam y Reino Unido cuyos resultados se recogen en el informe.

Este trabajo revela que la discriminación sexual no sólo repercute en el género femenino, sino que el masculino también se ve afectado al tener que desempeñar un rol que le viene impuesto. Igualmente, demuestra, a través de métodos empíricos, que a los seis años un menor "ya es capaz de reconocer los roles de género que le rodean y, por lo tanto, de interiorizarlos". En países como India o Ruanda, según agrega el documento, el 65 por ciento de los niños y niñas encuestado acepta que una mujer debe tolerar la violencia para mantener unida a la familia, y el 43 por ciento cree que en ocasiones una mujer merece ser golpeada.

Los datos también exponen que los patrones de desigualdad de género los asumen tanto los niños como las niñas, aunque residan en un país cuya jurisdicción regule la igualdad en este aspecto. Por ejemplo, el 11 por ciento de los menores ingleses afirma estar "totalmente de acuerdo en que el papel más importante de la mujer es cuidar de su casa y cocinar para su familia", mientras que, según ha precisado la directora general de PLAN España, Concha López, en la rueda de prensa ofrecida en Madrid, "el 80 por ciento de los chicos españoles no se ha hecho nunca la cama".

Concha López ha destacado que las mujeres son "las pobres entre los pobres", aunque también apunta que "invertir en el potencial de las niñas es invertir en el desarrollo de los países". Por eso se inició el proyecto 'Paremos la pobreza infantil', del que forma parte 'Por ser niñas', que ya tiene cinco años y pretende durar hasta 2015, año en el que deben haberse cumplido los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

FRACASO ESCOLAR MASCULINO

Este año, sin embargo, el informe se ha centrado "en los niños varones como víctimas de la inequidad de género porque les acercan a comportamientos que reflejan el machismo y la masculinidad mal entendida y que no les permite transmitir sus emociones, lo que se traduce incluso en fracaso y deserción escolar, sobre todo en América Latina", según ha apuntado López. "El miedo de los hombres a no ser lo que se espera de nosotros nos empobrece", ha añadido, por su parte el experto en género de PLAN Ecuador, Héctor Hurtado.

Según añade la organización, el fracaso escolar" propicia que los menores pasen más tiempo en la calle y se unan a pandillas, y la incapacidad para externalizar sus emociones por lo que se les ha impuesto desde pequeños les sume en depresiones". "Así, los hombres jóvenes presentan los mayores índices de muerte por tráfico, suicidio o violencia, todo ello relacionado con la forma en que son educados para ser hombres. Es necesario cambiar el concepto de que los hombres son el problema y empezar a verlos como parte de la solución, señala Héctor Hurtado.

Finalmente, Ítalo, un joven ecuatoriano, ha declarado haber formado parte de una pandilla y que "como hombre, tiene que ganarse el respeto de todos". Sin embargo, en la actualidad es promotor juvenil, enseña a otros niños sobre "valores, derecho y equidad de género" y afirma que "las mujeres no son mercancía, sin ellas los hombres no serían felices".

Fuente: http://www.europapress.es/epsocial/ong-y-asociaciones/noticia-ninos-varones-tambien-son-victimas-desigualdad-genero-informe-plan-internacional-20110921154341.html

lunes, 1 de agosto de 2011

Agenda de género: una cuestión masculina

Género en su tinta Manuel Alejandro Contreras

2011-08-01•Al Frente

La participación de varones en el movimiento feminista es prácticamente reciente. En las décadas de los años 70 y 80, los hombres comienzan ha reflexionar y a plantear acciones contra problemáticas relacionadas con el patriarcado. Este involucramiento masculino ha tenido diferentes variantes, algunas veces vista con desconfianza por las mujeres, y con resistencia y molestia por otros hombres.
El cuestionamiento a los estereotipos de género y a la dinámica de control y dominio que los varones ejercemos en las relaciones con las mujeres, son planteamientos importantes para desarticular la violencia hacia ellas. Cuestionamientos que a los varones nos movilizan resistencias, temores y confusiones.
Debido en parte, a que la identidad masculina ha sido construida en base a tener el poder y el control en la relación, a la mayoría de los varones no les permite tomar decisiones negociadas, o se atribuyen el derecho a decidir sobre el cuerpo de su pareja. Es decir, el ser hombre se basa en ser autoridad, lo que implica que se tiene derecho sobre las demás personas, especialmente las mujeres.
No se percibe el límite entre mis deseos sobre la otra y la individualidad de la pareja. Por lo que ejercer presión para doblegar la voluntad de la pareja es una práctica frecuente, como una forma de resolver mis deseos o necesidades.
Los micro machismos son prácticas comunes, y son micro, no por tener menor intensidad sino porque son prácticas ocultas pero intensas. Estas prácticas, son acciones que saturan a la pareja de trabajo doméstico o de crianza, con el fin de que no tenga tiempo para si misma. O sobreexplotar la capacidad de cuidar que tiene la pareja, para que esté pendiente de mis necesidades o cuidados, sin que yo tenga que responsabilizarme de ello.
Por ello, la agenda de género es importante, ya que implica tomar acciones para modificar la manera de relacionarnos entre hombres y mujeres. Así como el cuestionamiento a mitos y estereotipos basados en el ser mujer u hombre. Y es una cuestión también masculina, puesto que va implicada nuestra vida en si misma.

jueves, 28 de julio de 2011

Entrevista en el programa La Nota Fuerte


Compartiendo aprendizajes y experiencias.

No se pudo insertar directamente el programa.

En el sitio Web: http://www.radiopublica.info/radiopublica2a.php?c=1995

en la parte izquierda sección PROGRAMAS RECIENTES.

NF 21-07-11 P1 P2 P3

domingo, 24 de julio de 2011

"Políticas públicas para promover la implicación de los hombres a favor de la igualdad y en contra de la violencia hacia las mujeres"

Intervención de Miguel Lorente Acosta, Delegado del Gobierno Español contra la Violencia de Género del Ministerio de Igualdad, la conferencia "Políticas públicas para promover la implicación de los hombres a favor de la igualdad y en contra de la violencia hacia las mujeres". La presentación ha corrido a cargo de María Silvestre, Directora de Emakunde, y Mariola Serrano, Directora de Atención a las Víctimas de la Violencia de Género del Departamento de Interior.

sábado, 23 de julio de 2011

Creciendo dignas- soberanía del cuerpo

Luna Creciente - Ecuador

Las mujeres de Ecuador luchando por ejercer con libertad sus derechos sexuales, reproductivos y su soberanía del cuerpo


jueves, 14 de julio de 2011

TRABAJO ¿Quien ayuda a mamá?


Según el último informe de la Organización Internacional del Trabajo, más del diez por ciento de los niños y niñas del país realizan tareas domésticas intensivas. Pero de ese porcentaje, las niñas duplican a los niños, y las diferencias se agrandan cuando se releva a adolescentes. Un trabajo que se esconde detrás de la frase “ayudar a mamá”, otra trabajadora invisible, como dan cuenta las historias que siguen.

Por Elisabet Contrera

Josefa cocina sin hacer ruido. En la otra habitación, duermen sus cinco hijos/as. Es sábado, “el único día que pueden dormir hasta tarde”, justifica. Para ella es un día especial porque puede cuidar y mimar a su familia. De lunes a viernes, sale a trabajar y la casa queda a cargo de los chicos/as. “Los más grandes se ocupan de los más chicos. Rocío lava la ropa, Constanza cocina”, enumera el reparto de tareas. “Me gustaría quedarme en casa y que ellos estudien, ocuparme de Ignacio, que me necesita, pero no puedo”, explica angustiada.

No tuvo opción. La muerte de su marido trastrocó sus vidas. Ella era la encargada de los niños y las tareas domésticas, pero todo cambió a partir de esa pérdida. Salió a trabajar y sus hijos/as más grandes pasaron a ser los responsables de la casa. Pagar a una niñera o un jardín maternal para garantizar el cuidado de los más chicos y que los mayores pudieran continuar con su ritmo de vida no entraba en el presupuesto de Josefa.

Josefa tiene 43 años. Vivió toda su vida en Ingeniero Budge, barrio periférico de Lomas de Zamora y proviene de una familia numerosa. Creció con nueve hermanos. “No tuve que cuidarlos, porque mi mamá siempre estaba, pero a los 16 salí a trabajar con cama adentro”, recuerda. Dos años después conoció a Omar, con quien tuvo su primer hijo, Emiliano (22). Luego, nacieron Rocío (19), Constanza (18), María (16), Ignacio (14) y Juan Cruz (13).

Cuando su marido murió, de cáncer, Emiliano cuidaba a los más chicos mientras su mamá preparaba rosquitas para vender. “Llegué a preparar 400 rosquitas en un día”, resalta la hazaña. Vendía todo entre los vecinos “con los tres más chicos colgados del cochecito”, recuerda entre risas, “pero no me alcanzaba para nada, así que tuve que buscar otro trabajo”.

Empezó cuidando a una mujer. “Cuando la conocí, hace 6 años, estaba totalmente inmovilizada por una mala praxis en la médula. Hoy, ya anda con un bastón. Al principio tenía que estar las 24 horas y me turnaba con otra señora. Ahora voy 4 horas al día y trabajo para otras casas”, cuenta. Delegó el cuidado de la casa en sus hijos. “El que más sintió todo fue Ignacio. Murió el padre, después murió mi mamá y yo salí a trabajar, lo dejé con Emiliano. Ahora está con psicóloga y psiquiatra. Tiene problemas de conducta, no quiere ir al colegio, pero me estoy ocupando”, explica.

Sus hijas más grandes pudieron finalizar la secundaria. “Rocío terminó con un promedio de 9,50 y Constanza, de 9,25. Ahora, las dos están en el profesorado de matemática”, señala. Con su sueldo y la Asignación Universal por Hijo que cobra por María y Juan Cruz, puede darles de comer a sus hijos, ayudar al más grande –que está sin trabajo– y ampliar la casa. “Antes no podía ahorrar, pero con la asignación junté 700 pesos y levanté esto (el comedor). Me falta terminar el techo, porque pasa mucho frío por las chapas, pero de a poco lo voy a hacer”, asegura.

La historia de Daniela Espíndola es similar en desamparo y soledad. Tiene 30 años, dos hijas (5 y 13 años) y está embarazada de seis meses. Tuvo que salir a trabajar para mantener a sus hijas, ya que los padres la abandonaron. “Nunca les reclamé plata. Me puedo arreglar sola. Tal vez está mal, pero soy así. Lo que sí me da bronca es que no las vean”, cuenta.

Tenía 17 años cuando tuvo a su primera hija, Bianca. Fue un embarazo no buscado y el papá, Ignacio, tenía sólo 15. “Convivimos por un tiempo y después me separé”, recuerda. Mamá adolescente y recién egresada de la secundaria, salió a buscar trabajo. “Empecé como cajera en un supermercado. Mi tía me cuidaba a la nena”, cuenta. Al mismo tiempo, se anotó en el magisterio. “Tuve que dejar porque Ignacio aparecía y me gritaba cosas, que era una puta, me hacía pasar vergüenza, lo escuchaban mis compañeras.”

Después conoció al papá de su segunda hija, Selena, de 5 años. Esa relación no prosperó y tuvo que volver a trabajar. “Hace cuatro meses que no ve a su hija”, dice. Viven del plan Trabajar y las asignaciones universales por hijo/a. “Cuando me enteré de que también había para las embarazadas me puse a llorar”, recuerda.

No le gusta dejar solas a sus hijas, pero sale temprano a trabajar y Bianca queda a cargo de la más pequeña. Se levanta sola para ir al colegio, despierta y prepara a su hermanita y luego parten juntas hacia el jardín y la escuela, a pocas cuadras de su casa, en el barrio Ingeniero Budge.

Según el último informe sobre trabajo infantil de la OIT, este trabajo, “el 6,1 por ciento de niños de entre 5 a 13 años efectuó tareas domésticas intensivas” (10 horas o más en la semana, impidiendo su desarrollo psicológico y social). En el caso de los jóvenes de entre 14 y 17 años, el 11,4 por ciento trabajó 15 horas o más semanales en las tareas del hogar. La encuesta revela diferencias por género a la hora del reparto de tareas: la proporción de niñas duplica a la de los niños (8,4 y 4,0, respectivamente) y el porcentaje de adolescentes varones (4,0) es “reducido en comparación con las pares mujeres que desarrollan esa actividad con intensidad (18,9)”.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar

miércoles, 6 de julio de 2011

Radio revista de género

Entrevista a Jorge León L. promotor de la Campaña LAZO BLANCO en Ecuador

CIUDADANÍA Y EQUIDAD DE GÉNERO

En varias oportunidades hemos reconocido a las relaciones de género como una construcción social y cultural que se produce históricamente y, por lo tanto, que es posible cambiar.
Parte fundamental para este cambio es la participación de personas y organizaciones comprometidas con la construcción de una sociedad más equitativa.
Conoceremos varios espacios ciudadanos que trabajan por la prevención y erradicación de la violencia de género, uno de ellos, aglutina a hombres comprometidos con este cambio, desde una reflexión profunda del por qué de la violencia y las castraciones que la sociedad impone en la construcción de su masculinidad.

martes, 5 de julio de 2011

"El predominio de los hombres no tiene ningún fundamento"

La debilidad de la mujer es un mito, dice la antropóloga Françoise Héritier

Noticias de Cultura: anterior | siguiente Miércoles 9 de mayo de 2007 | Publicado en edición impresa

"Las mujeres sólo se diferencian por su capacidad de procrear", dice Héritier
PARIS.– Para Françoise Héritier, el sometimiento de la mujer y su exclusión del terreno del conocimiento y del poder son producto de “una dominación masculina inmemorial, exclusivamente cultural y sin fundamento biológico”.
Considerada una de las antropólogas más importantes del mundo, Françoise Héritier ha dedicado más de tres décadas de intensos estudios a desmontar los prejuicios sobre lo masculino y lo femenino.
Durante sus primeros años de investigación, Héritier viajó asiduamente por Africa Occidental para estudiar los sistemas de parentesco y las representaciones simbólicas del cuerpo en las poblaciones de samos, panas, mossis, bobos y sogons.
En 1982 sucedió a su profesor Claude Levy-Strauss en la cátedra de Antropología del Colegio de Francia y se convirtió en la segunda mujer que enseñó en esa reputada institución, después de la helenista Jacqueline de Romilly. También estructuralista, esta cálida francesa de 74 años reconoce, sin embargo, que existen algunas diferencias de análisis e interpretación con su insigne maestro: “Todo es una cuestión de época", explica. Autora de innumerables libros y comunicaciones, creadora de novedosas teorías, dos de sus obras revolucionaron la percepción de la relación entre hombres y mujeres: Masculino/Femenino I y, recientemente Masculino/Femenino II. Pensar la diferencia .
"La única diferencia entre el hombre y la mujer es la capacidad de procreación. Y ésa es la causa de todo lo demás", afirmó la antropóloga durante una entrevista con LA NACION en su departamento de París.

-¿Por qué razón la humanidad ha valorizado desde siempre lo masculino y ha desvalorizado lo femenino?
-Una de las razones ha sido la supuesta vulnerabilidad del cuerpo femenino durante el embarazo, el amamantamiento y la primera edad de los niños. Pero es absurdo utilizar una situación de fragilidad en determinados momentos de la vida para justificar el sometimiento de la totalidad del sexo femenino al masculino en todas las edades de la vida. Además, si bien la fragilidad justifica la protección, no implica la sujeción.

-¿Y qué responder a aquellos que utilizan la explicación esencialista, es decir, que habría una esencia femenina cuya imperfección justificaría la sumisión a los hombres?
-Esta segunda razón suele basarse en el mito de que, en una época lejana, las mujeres habrían tenido el poder y lo perdieron por la fuerza, debido a su incompetencia. Sería la imperfección de la naturaleza femenina, por su debilidad orgánica, la que habría provocado el fracaso del matriarcado y la violencia ejercida por los hombres para controlar esa imperfección.

-¿Existió alguna vez una sociedad matriarcal?
-No, jamás. Lo que en realidad existió fueron cultos a la fecundidad y también sociedades matrilineales, que inscriben la filiación de los hijos en el linaje de la madre. Pero en esas sociedades las mujeres no tienen el poder. En las sociedades matrilineales son los hermanos de las madres los que ejercen la dominación del grupo. Una sociedad matriarcal es un sistema político que confía a las mujeres el conjunto de los poderes políticos, religiosos y económicos. Este tipo de sociedad nunca existió.

-Pero entonces, ¿por qué existen tantos mitos sobre sociedades dominadas por mujeres, como las amazonas o los onas de Tierra del Fuego?
-En todos los casos, esos mitos fueron inventados como imagen invertida de la realidad. El objetivo de esas invenciones era mostrar a quienes los escuchaban la profunda injusticia del sistema matriarcal y dar legitimidad al patriarcado. En el caso de los onas -hoy desaparecidos-, el mito explicaba que en los albores de la humanidad las mujeres mantenían a los hombres en estado de servilismo gracias a unos instrumentos de música de madera que rugían cuando se los hacía girar en el extremo de una cuerda. Cuando oían esos ruidos en la casa de las mujeres, esos pobres hombres se sentían aterrorizados pensando que las mujeres cohabitaban con los espíritus. La leyenda cuenta que, un día, uno de ellos se dio cuenta del engaño y con otros hombres las masacraron a todas. Sólo perdonaron a las niñas pequeñas para convertirlas en esposas domesticadas.

-¿Desde el punto de vista biológico no hay, entre hombres y mujeres, ninguna razón que justifique esa dominación?
-Muchos científicos han intentado explicar los orígenes de la desigualdad mediante la estructura cerebral. Pero nunca consiguieron probarlo, porque el cerebro del hombre y de la mujer funcionan de la misma forma. El hombre y la mujer tienen exactamente las mismas capacidades físicas e intelectuales. Las diferencias actuales responden a una diferencia de práctica cultural: desde que los hombres asignaron un papel determinado a la mujer, ésta se vio sometida a alimentarse de una forma diferente y a realizar actividades diferentes. Con el correr de los siglos, esas prácticas diferentes dejaron su huella tanto en el aspecto físico como en la forma de relacionarse con el medio ambiente. Por ejemplo, como las mujeres tenían prohibida la caza, también se les prohibía comer carnes rojas.

-¿Por qué no podían cazar?
-Por razones simbólicas. Las sociedades primitivas observaron que las mujeres tenían ciclos menstruales y que sólo dejaban de perder sangre cuando esperaban un niño o cuando amamantaban. Dedujeron entonces que la sangre se transformaba en materia: el cuerpo del niño y la leche que lo alimenta. También pensaron que si las mujeres hacían correr la sangre de los animales, por un efecto de simetría cósmica padecerían hemorragias permanentes que, con el tiempo, las volvería estériles. El objetivo último de esa práctica era preservar la fertilidad. Esa creencia ancestral aún no ha desaparecido: cuando yo era pequeña y había que matar un cerdo o un conejo, se encargaban los hombres. En los mataderos, es todavía el hombre quien da el golpe de gracia a los animales.

-¿Cuál es la razón de esa desvalorización de lo femenino en el conjunto de la humanidad?
-La razón principal es esa capacidad exorbitante de las mujeres de producir niños de uno y otro sexo. No sólo ellas son capaces de hacer lo idéntico, sino también lo diferente. Los miembros de los grupos prehistóricos podían concebir que las mujeres produjeran algo idéntico a ellas. Pero, como ignoraban la existencia de los espermatozoides y los óvulos, les parecía extravagante que pudieran también hacer lo diferente. A esa incógnita respondieron, naturalmente, imaginando que las mujeres eran apenas un receptáculo de la simiente masculina, de los dioses o de los ancestros. Esa idea, que nació en la prehistoria, se repitió de distintas maneras casi hasta nuestros días.
-Para Aristóteles, el nacimiento de una niña era la primera monstruosidad: significaba el primer fracaso de lo masculino por culpa de defectos particulares del hombre debidos a la edad, la alimentación, etcétera.
-Para Aristóteles, las mujeres son sólo materia: se desarrollan en forma anárquica, salvo si los hombres, gracias a su semen, dan forma y figura humana a esa materia. En ese modelo, el nacimiento de una niña es un fracaso (sobre todo, si se parece a su madre), mientras que un varón es la consagración. Más aún si se parece al padre. Napoleón justificó la negación de los derechos cívicos y políticos a la mujer porque "pertenece a su marido y su deber es darle hijos" (varones). Y en la actualidad, el vicepresidente del Frente Islámico de Salvación argelino, Ali Bel Hadj, declara: "La mujer es una reproductora de hombres. Ella no produce cosas materiales sino algo esencial que es «el» musulmán". Cualquiera sea el sistema simbólico utilizado en torno a la fecundidad, durante milenios las mujeres fueron relegadas al rango de recipientes. El cuerpo femenino fue considerado apenas como un simple receptáculo y la mujer como un objeto a disposición del hombre para hacerle hijos varones.

-Si las mujeres fueron dominadas con el objeto de apropiarse de su capacidad reproductora, ¿se podría decir que la aparición de la anticoncepción marcó el advenimiento de otro universo?
-La anticoncepción es una inmensa revolución, pues, por primera vez, el hombre necesita el consentimiento de la mujer para hacer un niño. Es un formidable instrumento de liberación, pues interviene en el punto exacto donde se produce la dominación femenina. Creo que, aún hoy, ninguna mujer se da cuenta de los alcances de la anticoncepción.

-Pero entonces, ¿por qué los hombres la aceptaron?
-Porque no se dieron cuenta de lo que hacían. En Francia, la anticoncepción fue votada por un Parlamento de hombres por razones de salud pública. Para evitar decenas de miles de muertes provocadas por los abortos. Como pasa siempre, fue necesario cierto tiempo para comprender que ese gesto cotidiano anodino había puesto punto final a milenios de sujeción femenina.
Por Luisa Corradini Para LA NACION



sábado, 2 de julio de 2011

miércoles, 29 de junio de 2011

Publicación de los resultados de la Consulta Regional sobre Equidad e Igualdad de Género América Latina y El Caribe 2011, realizada en el marco del Fo


La publicación reúne y sistematiza los resultados de una consulta realizada a través 3 medios: (i) encuesta virtual respondida por más de 300 OSC que operan en 20 países de la región; (ii) encuentros presenciales nacionales (incluyendo talleres subnacionales) realizados en varios países con la participación de 560 personas mayoritariamente mujeres; y (iii) un encuentro regional en la ciudad de Bogotá, con la participación de representantes de 16 países el pasado mes de abril.

La consulta realizada permite concluir que las cuestiones de la igualdad entre los géneros y los derechos de las mujeres son ya un problema instalado al interior de muchas de las OSC como actoras del desarrollo en la región. Pero también es evidente que de la encuesta se desprende el desafío que enfrentamos como OSC para garantizar, de una parte, la efectiva interiorización del enfoque de género en nuestras organizaciones y, de la otra, para asegurar el cambio de miradas e imaginarios que garanticen los derechos de las mujeres y por ende el desarrollo de sociedades igualitarias.

La publicación será presentada como una contribución de América Latina en la II Asamblea Global del Foro Abierto sobre la Efectividad de las OSC como actoras del Desarrollo que tendrá lugar en Siem Riep, Camboya. entre los días 28 y 30 de Junio.

martes, 21 de junio de 2011

Lida, la intocable

Publicado el 21/Junio/2011 | 00:52

Por: Cecilia Velasco
cevelasco@hoy.com.ec

Esta joven de 22 años, delgada y de facciones bonitas, es estudiante de publicidad en la UDLA y debía cumplir más de 400 horas como pasante en una agencia. Esta, a la que llamaremos "T & M", fue la que la acogería.

Durante los cuatro últimos meses, de los siete en total, colaboró en el Departamento de Creatividad, donde tenía como colegas a siete hombres. Estaba contenta al poner en práctica sus conocimientos, pero sus colegas la agredían verbalmente, cuando se les antojaba, al descalificarla, y no con criterios profesionales, y al hablar en público y morbosamente del "culazo" de una de las empleadas que fotografiaban a escondidas con sus modernos aparatos celulares.

El horario de trabajo era flexible, y a veces se quedaba voluntariamente más horas. Aquel viernes, hace poco más de un mes, estaba en su oficina mientras algunos celebraban con ron una nueva cuenta. Se dirigía al baño cuando sintió la presencia de alguien detrás y, de inmediato, el manoseo. El agresor era el más joven de sus compañeros (25 años). Cuando ella lo insultó e increpó, el tipo fingió sorpresa y echó a correr.

"Estaba tan descontrolada que lloré al contarle lo que pasó a una empleada fija". Los jefes procedieron a despedir al abusivo, pero le permitieron seguir asistiendo al lugar de trabajo durante los siguientes 10 días. Hubo presión para que ella "lo disculpara" porque, así, él no "perdería" su empleo. La practicante debió soportar, en ese lapso, constantes burlas: "¿Te crees la intocable?", "¡Ya deberías perdonarlo!", y tuvo que permanecer horas a solas con el agresor compartiendo el mismo espacio físico. Uno de los directores le dijo que lo que pasó estuvo mal, pero que él decidiría cuándo despedir a sus empleados.

Una señora que ocupa un puesto de autoridad en la universidad le dijo que este tipo de comportamientos masculinos agrada a algunas mujeres y que evitara adquirir fama de "conflictiva" entre las compañías de publicidad. El caso ha llegado a la Fiscalía y a otras instancias legales. Mayoritariamente, sin embargo, hay una reacción de impavidez, pues parece que atentados de esta índole ya no indignan. La propia publicidad, los medios de comunicación, las programaciones de cine y de TV legitiman y hasta invitan a tomar a las mujeres como meros objetos sexuales.

La demanda que plantea esta joven es por daño moral, y ella debería recibir alguna reparación, pues tuvo que trabajar meses bajo un ambiente de agresiones, cuyo epílogo fue el ataque final. Valiente, quiere que otras compañera suyas no pasen por lo mismo, pues el ser mujeres, jóvenes, inexpertas y practicantes las convierte en víctimas potenciales.

Los sectores organizados de la sociedad, los hombres y las mujeres defensores de la ley tendríamos que luchar porque en nuestra legislación se contemple la figura de agresión sexual, que va más allá del acoso, así como por que actos de esta índole sean causal inmediata de despido y no una medida discrecional, y para que se instituyan códigos de ética en las distintas empresas y compañías, que tengan que cumplirse.

domingo, 19 de junio de 2011

El papel de los varones y los niños, en el logro de la igualdad entre los géneros.


Publicación encaminada a fomentar la aplicación de la Declaración de Beijing y la Plataforma de Acción.

NACIONES UNIDAS | División para el Adelanto de la Mujer | Departamento de Asuntos Económicos y Sociales

¿Por qué Madres y no Padres de Plaza de Mayo?


Bladimir Hernández BBC Mundo, Buenos Aires Viernes, 10 de junio de 2011

Cada jueves desde hace más de 30 años un grupo de madres se reúne en la Plaza de Mayo de Buenos Aires, pidiendo justicia por sus hijos "desaparecidos" durante el último gobierno militar del país, entre 1976 y 1983.

El movimiento comenzó en 1977, se llamó Asociación de las Madres de Plaza de Mayo, y a la postre se convirtió en una de las agrupaciones defensoras de los derechos humanos más conocidas de América Latina.

¿Pero, por qué se llamó Madres de la Plaza de Mayo y no Padres de la Plaza de Mayo? A fin de cuentas los padres también vivían la misma situación y después surgieron otros movimientos similares, como Abuelas de la Plaza de Mayo o H.I.J.O.S. Todos con el mismo fin.

"Así como sufrieron las madres también sufrimos los papás. Y es que nos arrancaron parte de nuestra vida", señaló a BBC Mundo Julio Morresi, cuyo hijo fue asesinado por un escuadrón del ejército en este turbulento período de tiempo.

"Éramos pocos los padres que acompañábamos al comienzo a las madres, fuimos como unos 15. En una oportunidad decidimos conformar un grupo similar al de las madres y nos reunimos en un café de la Plaza de Mayo", recuerda Morresi.

Pero el encuentro que buscaba organizar a la versión masculina de las Madres de Plaza de Mayo fue un fracaso.

continua.......

jueves, 9 de junio de 2011

El piropo callejero, una forma de acoso sexual


Por Marcela Valente

BUENOS AIRES, jun (IPS) - Algunos hombres lo reivindican como un halago y hasta una expresión poética. Pero para muchas mujeres, el piropo callejero es una forma de acoso que las ofende, las humilla y, en algunos casos, las denigra.alt

Frente a este aparente malentendido, el movimiento feminista internacional Hollaback! se propuso desde su creación en Estados Unidos en 2005 conformar una red virtual para las mujeres que se sienten agredidas en el espacio público por la palabra de los hombres.

La organización plantea la necesidad de desnaturalizar esa forma de maltrato y ha establecido sedes en diferentes ciudades de América del Norte, América Latina, Europa y Asía, entre ellas Buenos Aires, donde al igual que en Ciudad de México la filial sumó el nombre de ¡Atrévete! al de Hollaback.

La meta de Hollaback, que viene a significar "te devuelvo el saludo" según su coordinadora en la capital argentina, Inti María Tidball-Binz, es generar conciencia sobre esta violencia invisibilizada contra niñas, adolescentes y mujeres.

Para ello, las propias acosadas dan a conocer el impacto que produce en ellas la experiencia, a través de blogs que sirven como red social, donde indican incluso en un mapa donde se produjo la violencia, y en algunas ciudades llegan a subir la foto del agresor.

El objetivo común de estos blogs sociales es que cese esta práctica ancestral de presunta galantería y pase a ser vista como lo perciben las mujeres: violencia de género.

Pero las reacciones que provocó en Buenos Aires el mero intento de difusión de la campaña por parte de Tidball-Binz, reveló que la iniciativa era bastante menos trivial y más subversiva de lo que parecía a primera vista.

No sólo los testimonios de las mujeres dieron cuenta de las palabras soeces que les disparan por las calles, sino que muchas confesaron haber sido manoseadas por esos mismos desconocidos que las persiguieron para "halagarlas".

La polémica se dirimió en la revista El Guardián, donde el columnista Juan Terranova ridiculizó la campaña, consideró más urgente hablar del aborto, la trata de personas o la "asistencia a mujeres golpeadas" y terminó con una guarrada.

Terranova concluyó su artículo asegurando que si encontraba a Tidball-Binz "le rompería el argumento a pijazos". Pija es la forma más vulgar de llamar al miembro viril en Argentina y en la versión original del texto, Terranova había escrito "culo" en lugar de "argumento", tal como lo publicó después en su blog.

Hollaback! pidió al director de la publicación que obligara a Terranova a pedir disculpas y solicitó a los anunciantes retirar la publicidad del medio, lo que hicieron inmediatamente la empresa automotriz italiana Fiat y la francesa de prendas deportivas Lacoste.

El columnista se disculpó a medias. Pero Hollaback! no aceptó la retractación así que el periódico decidió separar al agresor de su plantilla. La discusión se transformó entonces en un presunto hecho de censura y el agresor pasó a ser la víctima de un acto contra la libertad de expresión.

IPS dialogó con dos intelectuales feministas que echaron luz sobre esta práctica de "piropear" que hace rato dejó de ser una tradición cortés para involucionar hacia una cada vez más violenta forma de dominación sexista.

"El piropo tiene una identidad de género y una jerarquía que coincide con roles estereotipados. Hay alguien activo que lo dice y alguien pasivo que lo recibe", dijo a la filósofa y legisladora de la ciudad de Buenos Aires, Diana Maffia.

Para Maffia, en general, el piropo callejero "no está pensado para halagar, para hacer sentir bien a la mujer, sino que son frases violentas, misóginas, degradantes, desagradables, que se emiten para marcar un territorio de propiedad del hombre".

"Nos dicen cómo nos ven, qué les parece nuestro frente y nuestro dorso, qué nos harían, y eso es una forma de hostigamiento que se oculta detrás de la idea de un supuesto halago", remarcó la filósofa de la centroizquierdista Coalición Cívica.

Maffía recordó que a mediados de 2010, un legislador de la ciudad propuso instituir el "día del piropo" en coincidencia con el día de la Protección al Adulto Mayor, por considerar que se trataba de una costumbre en desuso, digna de ser reivindicada.

El legislador Enzo Pagani, cuya iniciativa tuvo apoyo de otros partidos, consideraba que el piropo era "parte de la cultura popular" y "una de las manifestaciones materiales, artísticas y espirituales transmitidas y creadas por el pueblo".

Pero para Maffía, el proyecto no prosperó porque lo que se entiende hoy en día por piropo en las calles está mucho más enmarcado dentro de la violencia machista en su versión simbólica que en el género literario."Te haría un pijama de saliva" le lanzó un hombre a una adolescente de 14 años al verla pasar. La receptora, ya una mujer adulta y que prefirió pidió a IPS mantener su nombre en reserva, aseguró que todavía lo recuerda como un hecho impactante.

Otra mujer consultada comentó que paulatinamente fue cambiando su forma de vestirse para evitar tener que escuchar las groserías que le decían cuando portaba una vestimenta más atractiva.

Pero aún en los casos en que no es percibido por ellas como una agresión, el piropo también remite a una relación de dominio y sometimiento. "Las mujeres debemos analizar por qué nuestra autovaloración depende de la mirada varonil", dijo la afectada.

Otra de las intelectuales feministas que respondió a Terranova fue la escritora y ensayista Elsa Drucaroff, quien reivindicó el derecho a censurar a un hombre que dice públicamente que para acallar los argumentos de una mujer ofrece violarla.

No obstante, en diálogo con IPS, la autora de "La patria de las Mujeres" consideró que las agresiones sexistas que se vierten en la calle no pueden ser penalizadas. "Es necesario hacer campañas de concientización a fin de ganar aliados", remarcó.

Drucaroff coincidió con la propuesta de Hollaback de no quedarse calladas y responder a las agresiones. "Hay que entrenar a las chicas para que contesten, se burlen, para que ridiculicen al hombre que las humilla".

"Los piropos en Buenos Aires son cada vez más agresivos quizás porque a los hombres les molesta el protagonismo que están teniendo las mujeres. Hay que mostrarles que la mujer no es débil y que si la agraden pueden pasar un papelón".

La línea divisoria entre piropo y acoso la trazó Tidball-Binz durante la polémica. "Si lo sientes como tal, es acoso", afirmó. (FIN/2011)

miércoles, 8 de junio de 2011

Pecados radicales


Mara y los pecados masculinos. Sus manifestaciones testoterónicas y la revelación de aquel que los mantiene ocultos. (Ése que las mujeres no saben cometer).

Ellos se hubieran tentado igual con una fruta menos apetecible (inclusive cualquier verdura insípida hubiera estado bien). Y si lo trasladáramos a la época actual habrían aceptado a la serpiente como amiga en su Facebook.

La tentación en ellos es un mecanismo en stand by que se activa con la más débil de las insinuaciones. Simples y a lo concreto, ellos van pecando por la vida, preservando, claro, su condición de macho. Así pedirán el asado jugoso pero dejarán las partes rojas en el plato, se comprarán la camioneta lo más alta posible para hacer el recorrido diario de 5 cuadras, revisarán mezquinamente el ticket del súper y jamás dirán que no al sexo. Pecarán sin dar tantas vueltas. Si algún cargo de conciencia se hiciera presente será plastificado en esa terapia grupal llamada café.

La Envidia o La Falsa Admiración

Jamás dejarán que la envidia se cuele en su mirada, ése es el pecado que, por excelencia, los pone en inferioridad de condiciones con el otro. Han logrado disfrazarla con felicitaciones y halagos en el rol de buen amigo que disfruta falsamente de éxitos ajenos.

Absurdamente continúan instalando el concepto de poco hombre para quienes sean lindos, corruptos para los exitosos y manejados a los románticos. La digna convicción de que ellos eligen no tener lo que el otro tiene.

La Gula o El Australopithecus
Un kilo de carne por persona más picada y achuras aparte. Alardear de las cantidades es un voto extra para su masculinidad y contar empanadas es un ejercicio que no pueden resistir.

Así, en un legítimo asado, siempre se cuentan las botellas por persona (una de tinto y una de champan sería lo básico). El disfrute en cantidad por sobre todas las cosas y el conteo final de –muertos- se transforma en una actividad ineludible al finalizar la jornada gastronómica.

Obviamente este record será batido nuevamente en el próximo bacanal.

La Soberbia o La Competencia
Pobre de aquel que no ha conseguido un BMW al costo por su amistad con el dueño de la agencia. Indigno el que pagó algo sin descuento y desamparado el que no consiguió entradas de favor para ver a U2.

Los siempre amigos del actual marido de su ex, el inagotable “andá de parte mía”, la insaciable costumbre de acaparar contactos, la manía de tener el dato preciso para invertir mejor el dinero y el hábito no desterrado de medir Km/h o calcular los ingresos ajenos. Incontrolable satisfacción por demostrar su poder frente al otro.

La Ira o La Acumulación
La gota que rebalsa el vaso. Acumuladores de este pecado que estallará en cuanto menciones la palabra “dinero” en el desayuno. (Las tostadas y nuestra voz recordándoles el saldo a pagar son una mezcla explosiva).

A diferencia nuestra, no utilizan la descarga diaria. No recurren al bocinazo, no se quejan en la cola ni le harán una escena a su jefe por no ascenderlos. Todo se desbordará cuando no encuentren el par correspondiente a la media y romperán sus camisas al etilo Hulk cuando un niño les pise el tapizado del auto.

La Lujuria o La Obligación
Pecado que, si no cometen, deberán aparentar que sí serían capaces. “Si yo fuera mujer sería prostituta”, extraña frase que pone en evidencia su fantasía con el goce femenino; dicha generalmente por quienes, además, juzgan duramente a las prostitutas.

Estrategas del amor rentado, lujuriosos de baldes de champán y billeterismo botinero. Viajeros sexuales que inventan campeonatos de golf, truco, paddle, o buceo sin escafandra. Lo importante será salir de los límites del control y aunque sea por una noche cantarle a las estrellas, ¡…después del cabaret… nos vamos para el sauna!

La Avaricia o La búsqueda de razones irrazonables
Los siempre fóbicos de cualquier centro comercial. El tapizado de cuero necesita demasiado cuidado y los autos importados no convienen por los repuestos. Cuando los hombres miden con el codo buscan la excusa de la razón para tapar su avaricia. “Los vinos caros son puro marketing” y no vale la pena salir a comer afuera, el servicio es pésimo. Adoradores del precio por m2, el amagador con la billetera, buscadores incansables de avisos en los diarios para pescar una ganga, acovachadores de artículos en desuso. Siempre escondidos tras el sentido común.

La Pereza o La Conveniencia
Imposible pensar la vida sin asistentes (léase secretaria, madre, esposa o hijos). Su pecado favorito en donde se victimizan y logran su objetivo. Muy usado para zafar de las reuniones familiares y los compromisos aburridos. Un cansancio repentino para desviarnos de nuestro torturante “tenemos que hablar”. Incuestionable, impredecible y una batalla perdida para las mujeres.

Y por último el pecado que es inherente a ellos: La Banalización de todos los demás. Esa increíble facilidad para quitarle peso a sus errores. El gran pendiente femenino. El pecado que todas querríamos cometer: disfrutar sin culpa, perdonarnos y reconocernos, como ellos, animales al fin.

viernes, 27 de mayo de 2011

El Neomachismo


Es la versión modernizada. El hombre asume que la mujer juega un rol en la sociedad, con derecho al trabajo y a su vida propia, pero en la vida en casa se cree con derecho a pedir explicaciones a su compañera y a no realizar aquellas tareas del hogar que aun se consideran poco masculinas.

Esta figura deja de lado el maltrato a la mujer, sin embargo, busca mantener el control, liderazgo, aunque de una manera más objetiva y democrática, acepta sus errores y las ventajas del sexo femenino, el neomachismo, busca un consenso de pareja en el matrimonio, pero siempre busca hacer valer su opinión y hacer más justa una familia.

El machismo ha sido un elemento de control social y explotación sexista en muchas culturas. Algunos factores que han contribuido a su supervivencia y continuidad son:

Leyes discriminatorias hacia la mujer.
Diferencia de tratamiento en el caso de infidelidades matrimoniales: en algunas culturas, el adulterio, o el embarazo previo a la concertación del matrimonio son castigadas con la muerte.
Necesidad del permiso del varón para realizar actividades económicas.
Negación del derecho a voto o de otros derechos civiles.
Educación machista desde las escuelas y la propia familia, por el cual el proceso de enculturación trata de justificar y continuar el orden social existente. Eso incluye consideración de valores positivos la sumisión al marido, el matrimonio y la procreación como una forma preferente de autorrealización.
Discriminación en el ámbito religioso, en países de predominio musulmán, en determinadas ramas del cristianismo, en los ortodoxos judíos, en el hinduismo, etc.
División sexista del trabajo, por el cual se prefieren a otros hombres en puestos decisorios. Originalmente la división sexista se fundamentó en la diferente capacidad física y muscular, en la que los hombres tenían ventaja comparativa; En cambio, en la sociedad actual la fuerza física perdió importancia, mientras que las capacidades intelectivas y las habilidades sociales fueron ganándola, lo que ha contribuido a la incorporación de muchas mujeres al trabajo asalariado. También se refiere a un pago de salario menor a las mujeres que a los hombres a cambio del mismo trabajo.
Los medios de comunicación y la publicidad sexista, al realzar ciertas conductas o modelos como siendo los más adecuados o típicos de las mujeres.

La moda femenina ha sido paradójicamente uno de los nichos de funcionamiento del machismo encubierto. Los tacones altos, el maquillaje, los esfuerzos por mantener figuras esbeltas, los sostenes, el llevar partes del cuerpo sugerentemente descubiertas (cuello, parte alta del pecho, piernas, pies) etc., no hacen sino confirmar que tácitamente la mujer debe resultar "atractiva" a su contraparte masculina. Esta actitud ha ido cambiando un poco con el tiempo disminuyendo estas tendencias. El giro de la moda ha sido tal en los inicios del siglo XXI, en algunos países, que también los hombres se preocupan por la estética de su cuerpo, usando por ejemplo, tratamientos para el cutis, ejercicios para acentuar su musculatura o ropa sensual, como camisetas y pantalones apretados, o usando prendas incómodas y de mensaje "sumiso" como sandalias que dejan los pies descubiertos.

Fuente: http://nodiscrimine.blogspot.com/2008/07/el-neomachismo.html

jueves, 26 de mayo de 2011

Una investigación concluye: "Los hombres felices son muy poco atractivos" qué les parece?

BBC Salud Miércoles, 25 de mayo de 2011

¿Qué hace a un ser humano atractivo sexualmente? Los estudios ya han investigado las características físicas que parecen ser importantes en la atracción de los sexos.

Pero ahora una nueva investigación analizó cuáles son las emociones vinculadas a la atracción sexual.

Los científicos de la Universidad de British Columbia, en Canadá, encontraron lo que describen como "diferencias drásticas" en cómo los hombres y las mujeres evalúan la atracción sexual.

Para las mujeres, los hombres felices son los menos atractivos. Los hombres que se muestran arrogantes y orgullosos son los más atractivos.

Para ellos, sin embargo, una mujer feliz es la que más atrae. Y las menos atractivas son las que muestran orgullo y confianza en sí mismas.

Reacción "carnal"


El estudio, que aparece publicado en la revista Emotion de la Asociación Psicológica Estadounidense, investigó la relación entre la atracción sexual y las emociones que más comúnmente demostramos los seres humanos.

Éstas incluyeron la felicidad, el orgullo y la vergüenza.

"Aunque mostrar una cara sonriente y feliz es considerado como esencial para las interacciones sociales, incluidas aquéllas que involucran atracción sexual, muy pocos estudios realmente han investigado si una sonrisa es, en realidad, atractiva" explica la profesora Jessica Tracy, la psicóloga que dirigió el estudio.

"La sonrisa no es consistente con el rol tradicional de los hombres de ser "fuertes y silenciosos". Y estudios en el pasado también han revelado que la felicidad es una expresión particular de la apariencia femenina" Alec Beall

"Este estudio demuestra que los hombres y las mujeres responden de formas muy diferentes a las demostraciones de emoción, incluidas las sonrisas", agrega.

La profesora Tracy y su equipo llevaron a cabo una serie de experimentos en los que participaron más de 1.000 adultos.

Éstos debían evaluar lo que consideraban más atractivo sexualmente entre cientos de imágenes que presentaban a adultos del sexo opuesto haciendo un despliegue de alguna emoción.

Por ejemplo, se mostraban con una amplia sonrisa (que es la representación universal de la felicidad), con una pose engreída con la cabeza en alto y el pecho henchido (demostrando orgullo y arrogancia) y con la cabeza baja y los hombros caídos (un despliegue de vergüenza y humildad).

Los investigadores aclararon a los participantes que no se trataba de elegir entre las imágenes a la mujer u hombre que para ellos podría ser el mejor novio o la esposa ideal.

Otros estudios en el pasado ya han investigado cuáles son las características emocionales positivas que hacen a una personalidad agradable y que convierten a una persona en un ser muy deseable como pareja en una relación.

"Queríamos obtener la reacción instintiva de los participantes sobre lo que consideraban atracción carnal y sexual" explica Alec Beall, otro de los investigadores,

"El objetivo de este estudio era explorar las primeras impresiones sobre nuestra atracción sexual a imágenes de adultos del sexo opuesto", agrega.

Los resultados sorprendieron a los investigadores.

Artículo completo; http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2011/05 110525_emociones_atraccion_sexual_men.shtml

jueves, 19 de mayo de 2011

“¿Somos mach♂(s)… o… menos?”


por Devanir da Silva

“¿Realmente está obsoleta la imagen del macho dominador o sólo se ha convertido en un excelente camaleón?"

Uno de las grandes preguntas en la actualidad, desde los estudios sobre la identidad masculina, es: ¿Estos cambios, o transformaciones que se pueden sospechar que están ocurriendo, tienen un carácter profundo o solamente son superficial y estético? Investigadores destacados, a nivel latinoamericano 1, han destacado que hay, por un lado, un cuestionamiento público del discurso machista, y por otro la relatividad el “rol” del hombre proveedor. El lema “ser duro como roble” ya no es tan validado como antes.

A este rol de la vieja escuela se le adjudicaba muchas características, tal como es el ser piropero. Se puede decir, dentro de la visión heterosexual, que este comportamiento pertenece a las llamadas estrategias de la galantería, más o menos correcta, del real macho. Hoy, con la presentación de un proyecto de ley 2, presentado por Leopoldo Peréz (RN) y la actual ministra del Sernam que sanciona el acoso sexual en la vía pública surge la pregunta: ¿Éste es el último clavo en la tumba del macho de la vieja escuela o éste encontrará nuevas formas de realizarse como tal en otros espacios sociales?

El proyecto apunta tanto al tema del piropo como también sancionar las tocaciones impropias de varones mujeres en el Metro de Santiago. Si bien es cierto que apunta a un resguardo de la mujer, no deja de ser una la ley que también opera desde de la protección (de un padre que cuida de su hija) a medias. Es a medias porque obedece a una lógica infantil, porque no es sino cuando un ente castigador (padre-ley) que corrige a los que se portan mal. Es esto en vez de empoderar la/s mujer/es e iniciar un proceso multifuncional desde diferentes dimensiones sociales, que apunten a los varones (re)pensar(se), desde su propia historia personal y los expectativas sociales. O sea elaborar una forma alternativa de relacionarse con las mujeres, respetando su individualidad. La ley tiende, como el ejemplo mencionado, tener sólo en cuenta las metas a corto plazo y si bien hay que empezar por algo por lo menos hagámoslo, desde los varones, de forma sincera.

Otro ejemplo para tratar este tema de si ha desaparecido o no la imagen del macho, es el caso de la violencia. La lógica instalada o socialmente legitimada, es que se castiga el que comente un acto violento porque se le amenaza que va recibir un castigo y el varón no se quiere dejar someter – por su carácter competitivo- y se inicia el ciclo de la violencia, pero que es naturalizada e invisibilizada cuando es entre hombres. O sea, y volviendo a la relación con las mujeres, se deja de golpear a las mujeres no porque se quiere dejar de hacerlo sino porque hay alguien que lo va a castigar, si es pillado en el acto. Este escenario claramente es un retroceso y finalmente un simulacro meramente superficial y estético de la igualdad.

Otro caso 3 es en el ámbito del fútbol, donde la actitud homofóbica –rechazo hacia los gays– es frecuente. Hubo un caso de un hombre futbolista que se declaró abiertamente gay en la cuarta división sueca y un periodista chileno pregunta a un jugador del Colo Colo sobre cuál es su opinión. Y este responde “hay que echarlo no más. No hay nada más que decir”. Su posterior rectificación claramente se encuentra en la lógica antes mencionada (de simular una actitud de igualdad y tolerancia a la diversidad). Hay que tener en claro que esta rectificación es parte de los logros del feminismo y de los grupos de diversidad sexual por cuanto logra instalar una demanda de respeto mínimo en temas de Derechos Humanos en el ámbito y el discurso público.

Ciertamente, todo ello deja una sensación que en realidad nada cambia, pero para no quedar con esa sensación fatalista de los nuevos escenarios que estamos experimentando (época postmoderna con sus identidades cliché como metrosexual, übersexual etc,) tenemos que valorar se está generando al menos la disposición de conversar sobre las relaciones de género y se abren así posibilidades de elaborar modelos de masculinidad alternativos.

1.- Autores tales como Mara Vivieros, Juan Guillermo Figueroa, José Olavarría, Norma Fuller, Rafael Montecino, Gary Baker, etc

Fuente: http://www.eldinamo.cl/noticia/%E2%80%9C%C2%BFsomos-mach%E2%99%82s%E2%80%A6-o%E2%80%A6-menos%E2%80%9D-por-devanir-da-silva

miércoles, 4 de mayo de 2011

Desde Ecuador... ser libres!!!!!!



En este día mundial de la libertad de expresión, ¡que las viejas peluconas me dejen en paz! Estoy harta de que quieran, a través de los medios de comunicación, imponerme su modelo de “mamá”, bella, hacendosa, “bien vestida”, que pueda recibir en medio de lujosos muebles a los invitados, que duerma en colchones a prueba de bacterias, que haga deporte con sofisticadas máquinas en el “confort” de mi hogar y disfrazada de campeona de las Olimpiadas, o que luzca ropa íntima talla anoréxica, utilice tarjeras de crédito doradas y plateadas, me llene de electrodomésticos, me comunique al instante con mis allegados por los más actualizados y costosos celulares, en fin… ¿Saben qué? ¡Achichárrense en la quinta paila!

No me interesa seguir sus consejos de corte consumista, que a más de evidenciar que estamos en el capitalismo y no en ningún socialismo, el objetivo último que persiguen es convertir, con el cuento del día de la madre, a mi familia y a mí misma en monstruos, en robots, cuyo placer más
grande sea comprar, comprar y comprar.

De otro lado, también quiero indicar a los medios de comunicación, privados y estatales, que durante la última semana, sus noticias sobre la ridícula “boda real” me han dado náuseas y vómitos, y no creo que le hayan aportado a nadie nada, ningún “valor” que no sea la náusea y el vómito. Además, pienso que si bien la Iglesia puede beatificar a quien le convenga, el bombardeo
mediático alrededor de la santidad de Juan Pablo II, no contribuyó a evitar el bombardeo real y nada santo que siguieron desplegando las grandes potencias frente a diferentes pueblos del mundo. En cuanto a la muerte de Osama, elevo una plegaria para que se terminen las guerras, las ocupaciones, las torturas. Ojalá que los poderosos que celebran la muerte hayan saciado de una vez por todas su sed de venganza y dejen de aterrorizar a la humanidad con sus armamentos, sus centrales nucleares, su contaminación, sus políticas de “seguridad”. Yo quiero celebrar la Vida, y estoy segura de que cuando ocurra la Paz, la humanidad en pleno podrá ser llamada santa.

Y por último, sobre la famosa “consulta-referéndum” (o al revés), a pocas horas de ir a las urnas resulta escandaloso que la gran mayoría de la población no conozca el contenido de las preguntas (ver datos de encuestadoras). ¿Quién o quiénes son responsables de esto?... “¿Seré yo, Señor?” preguntaba Judas.

Por el día de la libertad de expresión reafirmo mi opción de ser libre para inventar un mundo otro, con amor, con arte, con saberes, con espiritualidad. Un mundo de Paz. Y por el día de la madre, reivindico mi derecho a ser feliz sin necesidad de parecerme a esas viejas peluconas “modelos” o no de “virtudes” que creen que para ser mujeres, para ser madres, para ser seres humanas, hay que tener cuerpos, mentes, sentimientos y vidas “tuneadas” y artificiales.

Un abrazo,

María Eugenia

miércoles, 30 de marzo de 2011

Listo informe para primer debate que garantiza la pensión alimenticia de los niños

Miércoles, 30 de Marzo de 2011 13:23 Imprimir
Por unanimidad de los asistentes (7), la Comisión de los Derechos de los Trabajadores, aprobó el informe para primer debate del proyecto de Ley Reformatoria al Título V, Libro II del Código de la Niñez y Adolescencia, en el que se determinan medidas para asegurar el pago de la pensión alimenticia por parte de los padres u otras personas que tengan la responsabilidad financiera por el niño.

En este sentido, el informe establece que el padre y la madre son los titulares principales de la obligación alimentaria; en caso de ausencia, impedimento o insuficiencia de recursos de los obligados principales, debidamente comprobado por quien lo alega, el juez especializado en materia de Niñez y Adolescencia, ordenará que la prestación de alimentos sea pagada o completada por los abuelos, tíos y hermanos que hayan cumplido 25 años y que sean económicamente independientes y no vivan con el niño, niña o adolescente titular del derecho de alimentos.

El Juez de la Niñez y Adolescencia regulará la contribución de cada uno de los obligados subsidiarios en proporción a sus recursos, que serán probados por ellos, para lo cual se considerarán las limitaciones de ingresos o capacidades que sufran los obligados subsidiarios a consecuencia de enfermedades catastróficas y/o discapacidad; las limitaciones de ingresos o capacidad que sufran los obligados subsidiarios, que tuvieran 65 años de edad o más; las condiciones de pobreza en que se encuentren uno o más obligados subsidiarios, que reciban el Bono de Desarrollo Humano; las propias necesidades de los obligados subsidiarios, así como las obligaciones que tuvieren con otros niños, niñas o adolescente.

Para este fin, el juez de la Niñez, previo a disponer el pago de la pensión alimenticia, ordenará la realización de una investigación medico-social que determine su capacidad económica y su estado de salud física y mental.

Además, el documento determina que los padres que incumplan en el pago de dos o más pensiones alimenticias, sean o no sucesivas, el juez dispondrá el registro en la Central de Riesgos y notificará a la Superintendencia de Bancos. El registro de deudores de la jurisdicción que corresponda, se publicará en la página web del Consejo de la Judicatura. Cancelada la obligación el juez dispondrá tanto al Consejo de la Judicatura como a la Superintendencia de Bancos la eliminación del registro y a la policía de migración el levantamiento de la orden de arraigo.

Así mismo fija, que el padre o madre que adeude dos o más pensiones de alimentos, mientras no cancele las obligaciones vencidas quedará inhabilitado para acceder a los beneficios del seguro social, así como a préstamos hipotecarios o quirografarios. El deudor que ya posea una deuda con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, podrá pagar las cuotas correspondientes, mientras no haya abonado previamente el valor de las pensiones adeudadas.

Otro beneficio que se incluiría en esta reforma será una pensión adicional por cada una de las remuneraciones adicionales que establezca la ley, las mismas que se pagarán en los meses de septiembre y diciembre respectivamente, de cada año para las provincias del régimen educativo de la Sierra y Amazonía y en los meses de abril y diciembre, para las provincias del régimen educativo de la Costa y Galápagos, respectivamente. El pago de las pensiones adicionales se realizará aunque el demandado no trabaje bajo relación de dependencia. El valor no podrá ser superior al que percibe el responsable de los alimentos, dividido a prorrata entre todos sus hijos/as.

La tabla de pensiones se mantiene, pero se seguirá actualizando de acuerdo al incremento del salario básico unificado, por tanto, cada año se tienen que revisar las mismas.

Nivea Vélez reiteró que estas medidas son con la intensión de obligar al responsable a pagar la pensión, sin descuidar el interés primordial del niño al derecho que tiene de alimentarse y a vivir en mejores condiciones.

RSA

martes, 22 de marzo de 2011

Carta abierta al Presidente del Ecuador de organizaciones pro equidad

Guayaquil 4 Marzo 2011

ECONOMISTA
RAFAEL CORREA
PRESIDENTE DE LA REPUBLICA DEL ECUADOR

El Ecuador es un estado laico y de derechos tal como lo declara nuestra constitución en concordancia con la aspiración de diferentes sectores sociales del país incluyendo las mujeres, que en Montecristi apoyamos el proceso de elaboración del nuevo marco constitucional.
Uno de los derechos reconocidos es el derecho de hombres y mujeres “…a tomar decisiones libres, informadas, voluntarias y responsables sobre su sexualidad, su vida y a decidir cuándo y cuántos hijos e hijas tener, asumiendo el Estado la obligación de promover el acceso a los medios necesarios para que estas decisiones se den en condiciones seguras”
En este contexto Sr. Presidente, expresamos a usted nuestro reconocimiento por la Estrategia Intersectorial de Planificación Familiar, que convierte a este gobierno como pionero en elevar este tema de gran interés en una política de estado.
No podía ser menos Señor Presidente, es evidente su coherencia al buscar que los derechos reconocidos jurídicamente sean una vivencia real para las ecuatorianas y ecuatorianos. No es posible hacer realidad el Plan del Buen Vivir como una forma de convivencia ciudadana establecida en nuestra constitución sin reconocer el derecho de las personas a decidir sobre su vida reproductiva y a gozar de las garantías para ejercer estas decisiones de manera responsable y segura.
De manera que la Estrategia de Planificación Familiar definida en el marco de este Plan como una política de estado permitirá garantizar el derecho de las mujeres y parejas a planificar el momento en que desean un nuevo embarazo. Identificamos en esta estrategia una serie de beneficios, entre otros:
Permitirá a las mujeres cuidar su salud, cuidar la salud y desarrollo de sus hijos e hijas.
Permitirá a las mujeres que desean embarazarse recibir la atención y orientación necesaria, para hacer posible este derecho.
Permitirá reducir la muerte de muchas mujeres por embarazos y partos de alto riesgo, abortos en condiciones de riesgo (Ecuador es uno de los países con más altas tasa de mortalidad materna en la región)
Contribuirá a reducir la morbilidad y mortalidad neonatal e infantil.
Contribuirá a que las parejas puedan ofrecer mejores condiciones de vida a sus hijos e hijas.
Permitirá a las mujeres adolescentes y jóvenes actuar responsablemente sobre su vida reproductiva, previniendo embarazos, previniendo abortos (Ecuador es uno de los países con altas de tasas de embarazo adolescente en la región). Esto a su vez contribuirá a garantizar su permanencia escolar y el cumplimiento de otros proyectos de vida.
Favorecerá el acceso de las mujeres a los servicios de salud y por tanto a atender otras necesidades de su salud sexual y salud reproductiva.
Favorecerá las políticas de desarrollo del estado para garantizar mejores condiciones de vida a las familias sobre todo a las pobres y en condiciones de vulnerabilidad. Por tanto favorecerá lograr las desafiantes metas de desarrollo del país.
Para las mujeres Sr. Presidente, es importante y necesario que nuestros hijos o hijas no vengan al mundo producto de un error, olvido, violencia sexual. Tampoco por falta de información, atención y falta de orientación y acceso de métodos anticonceptivos; realidad que afecta sobre todo a las mujeres más pobres y jóvenes de este país.
Hacer efectivo este derecho de las mujeres a decidir sobre su vida reproductiva, es reconocer su condición de ciudadanas, sin ningún tipo de discriminación y sin ningún tipo de injerencia religiosa o de otro orden. El estado y sus instituciones están en la obligación de cumplir y velar por el cumplimiento de este derecho.
Las organizaciones de la sociedad civil que subscribimos esta comunicación, expresamos nuestro apoyo a la Estrategia Nacional de Planificación Familiar en todos sus componentes y estaremos vigilantes de su implementación. Respaldamos el desafío asumido por usted y su gobierno expresado en la sabatina Enlace Ciudadano 209 desde Pujilí. Es un desafío asumido con las mujeres, las jóvenes, con los niños y niñas, con las nuevas generaciones de este país.
Estamos seguras que usted no cederá a ningún tipo de presión que ponga en riesgo esta estrategia, como no lo ha hecho frente a otros temas.
¡No hay vuelta atrás para hacer real los derechos ¡

viernes, 18 de marzo de 2011

COMUNICADO

EL FRENTE ECUATORIANO POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS SEXUALES Y REPRODUCTIVOS[1] APOYA LA ESTRATEGIA NACIONAL DE PLANIFICACION FAMILIAR.

A LAS MUJERES Y HOMBRES DEL PAÍS...


“Algunos grupos piensan que
somos muy jóvenes para saber.
Deberían saber que somos
muy jóvenes para morir”
Felícitas Martínez - CDD

Los derechos sexuales se refieren al ejercicio de una sexualidad placentera, en sus dimensiones físicas, emocionales, espirituales, sociales y culturales, libres de violencia sexual e independiente de la procreación. Significa en definitiva que el Placer es un derecho. El ejercicio de la sexualidad saludable construye dignidad y encuentro humano.

Los derechos reproductivos implican el derecho de las personas a tomar decisiones libres e informadas sobre su vida reproductiva y a ejercer el control voluntario y seguro sobre su fecundidad.

Por lo tanto los derechos sexuales y los derechos reproductivos tienen relación con lo más íntimo de las personas, con su identidad, historia, autonomía y autodeterminación. Así el Estado ecuatoriano tiene la obligación de garantizar políticas, servicios y medios necesarios para que toda la población pueda ejercer estos derechos con libertad.

Mientras avanzamos en la afirmación de los derechos humanos, en una vida libre de violencia, en la consolidación del Estado Laico, contradictoriamente, las jerarquías de las iglesias y otros grupos conservadores, se oponen a todo tipo de iniciativa que busque garantizar el ejercicio de una sexualidad libre, segura y placentera, sin reconocer que vivimos realidades estructurales que nos afectan a la mayoría de población católica y no católica, especialmente la adolescente y joven de este país como: la pobreza, la falta de empleo, la discriminación, la violencia y acoso sexual, el feminicidio, la exclusión y otros.

Creer que la educación, la información y el acceso a métodos de anticoncepción promueven conductas como el libertinaje, incita a las relaciones sexuales tempranas es negarse a aceptar que la sexualidad de las y los adolescentes es un hecho real y cotidiano.

El Estado Laico que reivindicamos las mujeres y jóvenes, debe promover el reconocimiento de la diversidad y la pluralidad, así como el ejercicio de los derechos con libertad de conciencia, sin intolerancias ni fundamentalismos.

La libertad de conciencia es la garantía para que todas las personas que profesan una religión y las que no, decidan con autonomía y de acuerdo a su condición y vivencia propia, su destino sexual y reproductivo.

La Estrategia Nacional Intersectorial de Planificación Familiar, presentada al pueblo ecuatoriano por el Gobierno Nacional constituye una política de Estado acertada en el campo de la salud, que busca garantizar el derecho a decidir que tenemos todas y todos respecto a nuestra vida sexual y reproductiva, con autonomía, con información adecuada y una educación laica, acorde al progreso científico por tanto, libre de prejuicios y dogmas. Aporta a la reducción de embarazos en la adolescencia, a la disminución de infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH – sida.

El objetivo de esta Estrategia Nacional de Planificación Familia, al garantizar el acceso efectivo a educación e información, orientación, servicios de salud sexual y reproductiva y métodos de anticoncepción de manera gratuita en los servicios de salud del estado, es un avance importante para que las mujeres ecuatorianas, especialmente las más empobrecidas, con menos oportunidades, con menor acceso a la educación, rurales, indígenas, adolescentes, puedan tomar decisiones oportunas sobre su vida reproductiva.

En el Ecuador el promedio de hijos es de 3.3 hijos/as por mujer, pero, las mujeres más pobres tienen 5 hijos en promedio, siendo las únicas responsables de su cuidado y manutención.

En el Ecuador, una de cada 5 mujeres adolescentes estuvo embarazada o es madre y uno de cada 5 partos corresponde a adolescentes menores de 19 años.

El 57.8% de mujeres adolescentes y jóvenes que supieron de su primer embarazo, interrumpieron sus estudios, de ellas 41.3% ya no volvió a estudiar después de terminado su embarazo y quienes mayormente se ven afectadas son las mujeres del área rural.

El 33.2% de mujeres adolescentes y jóvenes que estaban trabajando dejó de hacerlo cuando supieron de su primer embarazo, de ellas 12.6% regresó a trabajar, y el 20.6% no regresó a trabajar, de ellas las mujeres más afectadas son las del área urbana, antes que la rural.

En el Ecuador una mujer aborta cada 4 minutos, es decir 125.000 mujeres al año se exponen a abortos inseguros, clandestinos e insalubres; la gran mayoría de estas mujeres no han ejercido los derechos a información y acceso a servicios de salud.

Reconocer el ejercicio de la sexualidad de las y los adolescentes y jóvenes así como su capacidad de tomar decisiones informadas y saludables es fundamental, ello ratifica su titularidad de sujetos de derechos, y su capacidad de decidir sobre sus cuerpos y su sexualidad de manera segura y placentera que les permita la consecución de sus planes y proyectos de vida.

Esta estrategia no es solo para las mujeres, incorpora a los hombres, tradicionalmente ausentes de las políticas y los programas convirtiéndolos en sujetos de derechos en concordancia con el marco constitucional. Reconoce las diversidades sexuales históricamente excluidas, violentadas, visibilizando su derecho a la igualdad y no discriminación en el acceso al derecho a la salud integral y a la salud sexual y salud reproductiva.

Por ello apoyar esta estrategia, es defender la vida digna, los derechos sexuales y derechos reproductivos como derechos humanos, el derecho a la salud integral y al buen vivir de las mujeres y hombres ecuatorianos, significa estar vigilantes de su cumplimiento libre de injerencias y posiciones morales contrarias al ejercicio de los derechos.

La implementación de una estrategia como ésta, aporta a romper el círculo de la pobreza y lograr que las decisiones más importantes de las mujeres y de los hombres en términos de su destino reproductivo se tomen con mayor conciencia y oportunidad, en igualdad de condiciones.

FRENTE NACIONAL POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS SEXUALES Y DERECHOS REPRODUCTIVOS

Coordinadora Juvenil por la Equidad de Género
Católicas por el Derecho a Decidir – Ecuador
Fundación Desafío
Movimiento Colibri (El Oro)
Pasos y Huellas (Guayaquil)
REDLAC Red Latinoamericana por los derechos sexuales y derechos reproductivos de las y los jóvenes
Fundación Causana

Información:
coordjuvenil@yahoo.es
cdd.ecuador@gmail.com
fundaciondesafio@andinanet.net